Imagen de un acto en contra de la violencia de género. | Josep Bagur Gomila¶

2

De cada 10.000 mujeres que viven en Baleares, 26 son víctimas de violencia de género. Los datos del observatorio del Consejo General del Poder Judicial mantienen a las Islas como la autonomía en la que ese dato es el más alto de todo el país.

Casi hay un abismo con la media nacional, en la que esta tasa es de 16 mujeres o con la segunda autonomía en la que esta cifra es más alta, la Comunitat Valenciana con 22. En el segundo trimestre del año los juzgados recibieron 1.287 denuncias de mujeres contra sus parejas o exparejas. La gran mayoría de ellas por delitos de lesiones, en casi mil de los casos.

En ese mismo trimestre fueron juzgado por hechos de este tipo 212 hombres. De ellos sólo fueron absueltos nueve, es decir, el 95,75 por ciento de los casos en los que las instrucciones desembocaron en un juicio acabaron en condena. El filtro está antes durante la instrucción: 638 casos se sobreseieron en el segundo trimestre, todos ellos por falta de pruebas sobre el delito.

Un dato preocupante, el de las víctimas que se acogen a su derecho a no declarar respecto a un familiar y que, por tanto, hacen inútil la denuncia, fue de 198 en los juzgados de las Islas en ese periodo.

Otro dato que llama la atención es que, a pesar del elevado número de víctimas, el número de órdenes de protección dictadas por los juzgados de Baleares es relativamente bajo. Se pidieron 220 medidas, 27 menos que las que se pidieron durante el mismo periodo del año anterior. Los juzgados de violencia sobre la mujer concedieron 182. En relación al número de víctimas es una de las tasas más bajas que se presentan en todo el país. Ocho de esas órdenes de protección fueron para adolescentes.