Alumnos, en un aula de un centro educativo de las Islas. | ARCHIVO

2

La Conselleria d’Educació, universitat i Recerca ha decidido consultar con sus servicios jurídicos la viabilidad de las visitas de Vox a centros educativos de Balears para comprobar posibles casos de adoctrinamiento en las aulas.

Aunque el departamento que dirige Martí March no ha recibido todavía ninguna petición oficial en este sentido, ha decidido realizar la consulta con los servicios jurídicos, teniendo en cuenta que tiene que haber una razón justificada para interrumpir la labor docente.

Fuentes de la Conselleria apuntan que la visita de diputados tendría que estar justificada, en principio, por el propio centro si tiene en marcha alguna iniciativa o proyecto que pueda resultar de interés para los parlamentarios. También habrá que tener presente la autonomía de los centros para decidir sobre visitas de este tipo, la propia autoridad de los directores y, en su caso, si se puede acceder a las aulas durante la actividad docente o se deben limitar a reuniones con el equipo directivo.

En cualquier caso, las fuentes recuerdan que la detección de cualquier anomalía o irregularidad tiene como principal vía de canalización los servicios de la Inspecció Educativa.

Por su parte, el sindicato Unió Obrera Balear (UOB) pidió este miércoles a la Conselleria d’Educació que «impida la injerencia de la extrema derecha en las escuelas».

Noticias relacionadas

Ante la solicitud del «grupo de extrema derecha Vox» en el Parlament de poder entrar en los centros educativos y «vigilar, interrogar y fiscalizar a los docentes», el sindicato ha exigido al conseller, Martí March, que impida «esta injerencia inadmisible en la labor profesional» de los docentes».

El sindicato señala que «el simple anuncio de la irrupción de Vox en los centros ya ha provocado un gran malestar e indignación en la comunidad educativa. Según el reglamento del Parlament, el Govern puede denegar a los diputados la visita a determinadas dependencias por razones fundadas».

La UOB añade que «los grupos parlamentarios pueden dirigirse a Inspecció Educativa. Lo que no vamos a consentir es que un grupúsculo franquista venga a montar dentro de las escuelas e institutos un espectáculo propio de los comisarios políticos estalinistas o de la Gestapo, que interrumpiría y distorsionaría el normal desarrollo de las clases».

Críticas de Més

Més per Mallorca ha criticado la «actitud inquisitiva» de Vox al proponer inspecciones en las escuelas públicas y concertadas de la Isla, por lo que ha trasladado su «apoyo total» a estos centros educativos y sus docentes. Més ha pedido a Vox que respete el «buen trabajo» y el compromiso de los profesionales de la educación, ya que el objetivo de esta «injerencia» por parte de la formación liderada por Jorge Campos es «provocar malestar en las escuelas y el profesorado».