Gonzalo Espino, dirigiéndose a todos sus policías a través de la radio del 091.

0

«Buenas tardes a todos, habla Jota Cero». Por primera vez, la Policía Nacional se quedó sin su fiesta anual del patrón del cuerpo, los Santos Custodios. Para animar a los agentes, ayer tarde el jefe superior, Gonzalo Espino, felicitó a todos sus agentes a través de la emisora del 091.

El coronavirus y las restricciones planteadas por la pandemia hicieron inviable una fiesta que cada 2 de octubre congrega a cientos de personas en el edificio de la Misericòrdia. Hace algunas semanas todavía se discutía si con las separaciones de dos metros, un número reducido de invitados y la mascarilla obligatoria se podría celebrar una festividad en modo perfil bajo. Pero los datos del virus han sido implacables y al final la Dirección General de la Policía decretó, en todo el territorio nacional, la suspensión de la fiesta del patrón.

La sorpresa llegó a las 17.00 horas, cuando Gonzalo Espino tomó la radio y habló a todos los agentes de guardia: «Buenas tardes a todos, habla Jota Cero. En primer lugar, transmitirles la felicitación que me ha trasladado el ministro del Interior, el director general de la Policía y el director general operativo. Muchas felicidades también en mi nombre. No hemos podido hacer la celebración este año por causas evidentes, pero tenéis que tener en cuenta que la celebración la llevamos nosotros mismos con el orgullo de pertenecer a este cuerpo, de ser policías». El jefe superior, a continuación, explicó que la fiesta se celebrará «más adelante» y se despidió de sus hombres y mujeres: «Muchas felicidades a todos y buen servicio». Las condecoraciones con las que se distinguen las cruces al mérito policial de cada festividad de los Santos Custodios se entregarán a los galardonados en un acto privado.

La Guardia Civil tampoco celebrará el 12 de octubre

El 12 de octubre la Guardia Civil celebra cada año su patrona, la virgen del Pilar, pero en esta ocasión la Covid-19 ha impedido que se celebre el acto. La Comandancia esperará a que remita la pandemia y después, en cuanto lo autorice Madrid, realizarán algún tipo de homenaje por su patrona.