El sindicato sanitario ha lamentado que en cada ola de la pandemia «se haya recurrido a la improvisación y a un funcionamiento sin ningún tipo de orden ni previsión».

SATSE ha anunciado que si el IB-Salut suspende las vacaciones de los enfermeros, «se enfrentará a un conflicto sin precedentes», ya que el sindicato está dispuesto «a movilizar absolutamente todos sus recursos».

En una nota de prensa, SATSE ha recordado que los sanitarios llevan un año y medio, desde que empezó la pandemia, «trabajando sin parar, con miedo a contagiarse y renunciado a permisos y días libres».

En este sentido, ha criticado que «el plan elaborado por la administración incluye escasos o nulos incentivos a los profesionales para que aplacen las vacaciones voluntariamente, en un año en el que se han hecho decenas de miles de horas extraordinarias».

Por ello, el sindicato ha asegurado que los enfermeros están agotados y necesitan descanso. Además, ha remarcado que «la supresión de vacaciones en el contexto actual pone en riesgo la salud física y mental de los profesionales».

Asimismo, ha remarcado que la falta de profesionales sanitarios «es un problema estructural en Baleares». Problemática que «se agrava cuando el IB-Salut decide abandonar sus contratos debido al cansando acumulado».

«Desde que empezó la pandemia, más de 300 enfermeros de Baleares han huido de la precariedad laboral y del elevado coste de vida que supone residir en el archipiélago», ha aseverado.

También ha remarcado que han pasado cuatro años y medio desde la publicación de la última Oferta Pública de Empleo, «que aún está sin resolver». En cuanto a las bolsas de empleo ha indicado que «están agotadas».

En definitiva, el sindicato sanitario ha lamentado que en cada ola de la pandemia «se haya recurrido a la improvisación y a un funcionamiento sin ningún tipo de orden ni previsión».

«Las decisiones se están tomando sin contar con la mesa sectorial, obligatoria al tratarse de condiciones de trabajo», ha sentenciado.