Imagen del cribado masivo realizado en Ciutadella a principios de julio. | M. BARRO

La incidencia del coronavirus entre los jóvenes de entre 16 y 29 años –la franja de edad que más se ha contagiado en esta última ola– se ha reducido de forma drástica en poco menos de un mes. El 25 de julio se alcanzó el pico, con una incidencia acumulada a 14 días de 2.887 casos por 100.000 habitantes en la franja de edad de 16 a 29 años. A día de hoy este mismo indicador ha caído un 73,4 % y se sitúa en 767 casos por cada 100.000 habitantes.

Se trata de un descenso más acusado que el registrado por todas las franjas de edad, que es del 55,3 %. La incidencia acumulada a 14 días por 100.000 habitantes se situó el 25 de julio en 1.080 casos, mientras que en la actualidad está en 482 casos.

Salut notificó ayer 283 casos y ya son 93.514 las personas que se han infectado desde el inicio de la pandemia. Asimismo, este viernes no se informó de ningún fallecido, de modo que el número total de muertes se mantiene en 895. Ayer fue el primer día de la semana que no se notificó ninguna defunción por COVID-19. Además, los casos atendidos por Atención Primaria se redujeron de forma considerable en el último día, al pasar de 8,804 el jueves a los 8.370 de este viernes.