La líder del PP en Baleares, Marga Prohens, ante los medios en una fotografía de archivo este noviembre. | Irene Arango

1

El Partido Popular (PP) balear presentará a los Presupuestos autonómicos para el año 2022 un total 436 enmiendas para construir una «alternativa» a unas cuentas «electoralistas, imprudentes, infladas y excesivamente optimistas». En rueda de prensa, la presidenta del PP balear, Marga Prohens, ha asegurado que este paquete de enmiendas permitiría bajar en 200 millones de euros los impuestos a los ciudadanos. «Lo que se está cargando el socialismo es la clase media, la clase trabajadora y las familias», ha añadido. Prohens ha admitido que la formación no tiene «mucha esperanza en el éxito de estas enmiendas, ya que estamos viendo el viraje peligroso para la convivencia de la soberbia clásica de Armengol hacia el autoritarismo».

En este sentido, ha mencionado las recientes declaraciones del conseller de Modelo Económico, Iago Negueruela, quien aseguró este pasado lunes que «hay veces que se pueden moderar las críticas», en referencia a los empresarios. También ha criticado las declaraciones del director general de Movilidad, Jaume Mateu, quien pidió este martes a los trabajadores de SFM «que dejen de molestar» a los usuarios del transporte público. Según Prohens, desde el Govern balear «pretenden llevarnos a una sociedad donde no haya crítica». «Quieren convertir la oposición en disidencia y la crítica en deslealtad», ha censurado. Así, ha afirmado que «parece que el PP tenga que pedir permiso a la presidentísima Armengol» para hablar. «Seguiremos haciendo oposición y denunciando los escándalos que este Govern quiere tapar», ha declarado.

Enmiendas para bajar impuestos

Prohens ha detallado una serie de enmiendas presentadas a loa Presupuestos dirigidas a bajar impuestos, ya que «se ha de consolidar la recuperación» y «las familias se encuentran ante la mayor inflación de los últimos 30 años». «Bajar impuestos y estimular la economía es la mejor forma de garantizar los servicios públicos», ha remarcado. El PP propone la supresión del impuesto de sucesión entre padres e hijos y entre cónyuges, lo que supone un coste para las arcas públicas de 60 millones de euros, según la formación. Además, los «populares» plantean anular la subida del impuesto de patrimonio aplicado en 2016 e ir hacia una eliminación progresiva de este tributo «que no tiene ningún país de Europa», con un impacto de 30 millones de euros. Asimismo, reclaman suprimir de impuesto de transmisiones patrimoniales en compra de primera vivienda para menores de 30 años y reducirlo al 60% para menores de 35 años, familias monoparentales, familias numerosas y personas con discapacidad, con un impacto de 40 millones para las arcas públicas. También reclaman bajar el tramo autonómico del IRPF: un 0,5% para rentas inferiores a 30.000 euros y un 0,25% para el resto.

Además, el PP pide deducciones para arrendadores que pongan vivienda en el mercado o aumentar la deducción en la adquisición de libros de texto, con un impacto de 70 millones de euros. Prohens también se ha referido al factor de insularidad y ha exigido que no se convierta «en una bolsa« y «Armengol haga con este dinero lo que quiera». Por ello, el PP presenta propuestas para estos 110 millones del factor de insularidad: infraestructuras para ciclo del agua, becas de estudiantes, inversiones agrícolas, inversiones en zonas turísticas maduras, inversiones en competencias de los consells y ley de capitalidad de Palma y de Ibiza, así como la Reserva de la Biosfera en Menorca.

Enmiendas para reducir el gasto

Por otro lado, Prohens ha anunciado una serie de enmiendas para reducir el gasto que «demostrarían que el Govern no está totalmente desconectado de la realidad de la calle». Entre otras medidas, piden la congelación de altos cargos al Govern y del sueldo de los diputados, así como la eliminación de la Dirección General de Soberanía Alimentaria, la Oficia Anticorrupción y el Instituto Balear de la Energía.

Impuesto de turismo sostenible

Finalmente, la líder 'popular' en Baleares ha reiterado la petición del PP para que el Impuesto de Turismo Sostenible «sea finalista» mientras este tributo exista. «El tiempo nos ha dado la razón y no deberíamos hablar de ecotasa sino de ecofarsa», ha criticado, a la vez que ha defendido que este impuesto se debería eliminar cuando los datos de las temporadas turísticas no hayan sido positivos.