Imagen del cribado en un polideportivo. | Redacción 20M

30

La variante Ómicron se empeña en pulverizar todos los récords. Este jueves se han notificado 4.934 nuevos positivos en Balears, un dato histórico de contagios, haciendo palidecer los datos del día anterior, cuando se sumaron 3.993 contagios en las Islas. Vamos de récord negativo en récord negativo. 941 casos más que el miércoles. Y hay que recordar que lo expertos señalan que estas cifras son la punta del iceberg, ya que hay muchos casos que no se detectan, al ser de personas asintomáticas. Se estima que más de la mitad de los contagiados no presentan síntomas y, al no hacerse pruebas, muchos pueden contagiar a otros al no saber que están enfermos.

El pico máximo de infecciones de la pandemia sigue sin alcanzar su techo en Baleares. Según los expertos, no será hasta la segunda quincena de este mes de enero cuando la sexta ola comience su caída. El dato positivo es que la nueva variante Omicrón está demostrando ser menos virulenta que las anteriores, aunque sí más contagiosa. A falta de conocer las cifras de hospitalizaciones, que este jueves Salut no facilitará por ser festivo, hay que apuntar que desde el inicio de la pandemia se han infectado 143.741 personas en las Islas y la tasa de positividad se mantiene en el 24,05 por ciento. Este miércoles se notificaron cuatro fallecidos más con Covid-19. Así, desde el inicio de la pandemia, el coronavirus se han cobrado la vida de 1.072 personas.

Noticias relacionadas

Otro dato preocupante es que se ha incrementado la presión en la UCI, hay 72 enfermos en estas unidades, cuatro más que la jornada anterior. El nivel de ocupación es del 21,11 por ciento y el nivel de riesgo es alto. Por el contrario, en planta ha descendido: hay263 pacientes, 21 menos en las últimas 24 horas. Atención Primaria sigue desbordada, ya que da cobertura a 32.170 contagiados, 3.249 más que el pasado martes.

Una demostración de que Omicrón es menos virulenta es que la variante delta es la que está copando las UCI de los hospitales de Baleares. El subdirector de Atenció Hospitalària del IB-Salut, Paco Albertí, ha precisado que de los 72 pacientes que actualmente se encuentran ingresados en las unidades de críticos sólo uno tiene ómicron; está en el hospital de Inca. El 98,62 por ciento restante tienen delta. En planta también es mayoritaria esta última variante, aunque no de una forma tan abultada; tienen delta el 85 por ciento de los enfermos ingresados.

Además, hay que apuntar que entre el 60 y el 70 por ciento de las personas que se encuentran ingresadas en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) de Baleares con COVID-19 no están vacunadas. Se trata de una cifra que va variando, pero que se mueve en esta horquilla. En este punto, la Conselleria de Salut sigue instado a todos los ciudadanos a inocularse, ya que el coronavirus es mucho más virulento contra las personas que no están protegidas y, en muchos casos, tienen que ser hospitalizadas para poder superar la enfermedad.