Imagen de archivo de Jaume Mateu, director general de Mobilitat i Transport Terrestre. | Ultima Hora

El director general de Mobilitat i Transport Terrestre, Jaume Mateu, ha hecho un llamamiento a la calma ante las protestas contra el encarecimiento del combustible protagonizadas por transportistas que han provocado varias retenciones en los accesos a Palma. Mateu ha insistido en que, al igual que ha sucedido en el resto de España, se trata de protestas minoritarias y no respaldadas por las patronales y que en cualquier caso el abastecimiento está totalmente garantizado, por lo que los efectos de estas movilizaciones no van a ir más allá de las molestias ocasionadas con las retenciones.

Asimismo, Mateu ha señalado que ni siquiera cuentan con un interlocutor que hable en nombre de los transportistas movilizados -a nivel nacional los convocantes de la huelga se han identificado como la Plataforma en Defensa del Sector del Transporte- y que en cualquier caso su único interlocutor valido continúa siendo la Federación Balear de Transporte (FEBT). «No hay un interlocutor oficial y nadie se ha dirigido a nosotros», ha señalado Mateu para recalcar que «se nos ha garantizado que no hay riesgo de abastecimiento».

Es más, Mateu ha recalcado que este tipo de protestas «lo único que van a conseguir es agravar el problema, generar preocupación y hacer que los ciudadanos gasten todavía más gasolina con las retenciones, no hay más consecuencias que eso. Podemos entender que haya preocupación entre autónomos y pequeñas empresas pero lo que no podemos hacer es actuar de manera irracional». El director general ha subrayado que van a seguir manteniendo reuniones con la FEBT y con el Gobierno central para poder contrarrestar el encarecimiento del carburante. De hecho, el Govern ya ha pedido un plan específico con dos tipos de fórmulas paliativas: en primer lugar con subvenciones directas para el sector y en segundo con medidas fiscales como la rebaja del impuesto sobre los hidrocarburos.