La consellera de Salut, Patricia Gómez, en una imagen de archivo en el Parlament.

0

La consellera de Salud y Consumo, Patricia Gómez, ha aseverado este martes, durante el pleno del Parlament, que ningún médico «ni ha dejado de venir ni se ha ido por razones lingüísticas» en Baleares. Gómez ha respondido así a una pregunta de la diputada de Vox Idoia Ribas sobre si la exigencia del catalán para los trabajadores del Servicio de Salud ante la dificultad de cubrir plazas. En este sentido, la consellera ha recordado que la Ley de Función Pública permite hacer excepciones con las plazas de difícil cobertura «y eso es lo que estamos haciendo».

La consellera también ha asegurado que un 91 % de los médicos residentes en Baleares se quedan a trabajar en las Islas y ha negado que la exigencia del catalán lo evite: «Ningún médico ni ha dejado de venir ni se ha ido por razones lingüísticas», ha afirmado. Gómez ha respondido a una pregunta de la diputada de Vox Idoia Ribas pidiendo la derogación de la exigencia del catalán para trabajadores del Servicio de Salud por falta de personal. La consellera ha recordado que la Ley de Función Pública, que recoge los requisitos de acceso, permite excepcionar el catalán en casos de difícil cobertura y se está aplicando. Ribas ha acusado a la consellera de ser «rehén de los separatistas de Més» y ha asegurado que «más de 200 médicos están ejerciendo sin titulación homologada, han echado a 1.700 aspirantes a auxiliar administrativo por no tener el catalán y 2.300 celadores, mientras en Ibiza, de los cinco oncólogos necesarios quedan dos y uno ha dicho que quiere irse».

«Baleares no es un destino atractivo para los trabajadores, con la vivienda por las nubes y la insularidad, y la exigencia del catalán es la puntilla y eso es culpa solo de este gobierno irresponsable», ha acusado Ribas. Gómez ha respondido: «Ningún médico del sistema sanitario público trabaja sin título homologado de medicina». Ha asegurado que la movilidad laboral «es una realidad en todo el sistema sanitario», que no afecta solo a Baleares y ha explicado que de 2020 a 2021, en Murcia se marcharon 250 médicos, en Andalucía «hablan de una fuga masiva de médicos»; y en Madrid, de 223 médicos internos residentes de familia, se quedaron a trabajar en Primaria en esa comunidad solo 11. Gómez ha contrapuesto el dato de que en Baleares un 91 % de los médicos residentes se quedan y ha defendido que «los idiomas son fuente de riqueza y de cultura». Por su parte, el diputado de Ciudadanos José Manuel Gómez ha preguntado a Gómez qué incentivos ofrece el Govern para captar y fidelizar a profesionales sanitarios.

Según la consellera, «el Govern hace esfuerzos para contratar a nuevos profesionales» y entre los incentivos que ofrece figuran contratos largos prorrogables o interinidades de entrada en especialidades sin bolsa, participación en rotaciones para poder estar en el hospital de referencia, poder hacer actividad extraordinaria y desarrollar la carrera profesional. En Menorca, Ibiza y Formentera se paga un plus de fidelización a los médicos, se han aumentado la productividad y el precio de hora de guardia, se han duplicado las plazas de formación en medicina comunitaria y se han triplicado las de enfermería; y en Ibiza hay instalaciones donde poder alojarse en la residencia Can Misses. Gómez ha mencionado también entre los incentivos que el instituto Idisba resulta atractivo para los profesionales por estar acreditado por el Carlos III y que hay una facultad de Medicina en la que cada año acaban 60 médicos.

Según el diputado José Manuel Gómez, las cifras no cuadran y los colegios profesionales denuncian que hay numerosas plazas desiertas de oncólogos que no se ocupan, por lo que ha reclamado una comparecencia de la consellera para abordar esta cuestión. Ha reclamado la actualización de la indemnización y ha advertido de que el idioma «sigue siendo una barrera para la promoción interna» y ha pedido que la levante. La consellera Gómez ha puesto como ejemplo que, de la oposición de oncología, una oncóloga que ahora trabaja en Son Llàtzer ha sacado la plaza de Ibiza y ha defendido que el Govern ha estabilizado 2.305 profesionales solo en los últimos meses y tiene casi 900 profesionales más en Atención Primaria y más médicos de familia en formación.