El presidente del Parlament, Vicenç Thomas, recibe la memoria anual del TSJIB 2021. | Parlament IB

1

La Justicia necesita 21 jueces más en Baleares y varios edificios nuevos, sobre todo en Palma y Manacor. El presidente del TSJIB, Carlos Gómez, ha entregado la memoria del organismo este jueves en el Parlament. El magistrado ha destacado que, a pesar de las carencias, en 2021 se ha producido una disminución de un doce por ciento de los asuntos pendientes en los órganos judiciales de las Islas, la mayor nunca registrada. «Hemos aumentado nuestra productividad en todos los órdenes judiciales excepto en Contencioso Administrativo», destacó. Según los datos del informe, de acuerdo con el número de asuntos que registran, se necesitarían 21 jueces más.

Gómez explica que el Poder Judicial ha reclamado como más urgente la creación de 173 para toda España y que el Ministerio ha ofrecido setenta. «No se cuántas tendremos, esperemos que sean varias, pero los números no dan mucho margen al optimismo», señaló. Sobre los nuevos edificios, puso como ejemplo de la falta de espacio que desde hace casi dos años está pendiente la creación de dos nuevos juzgados en Palma pero que no caben en ningún sitio. Sin embargo, asegura que tanto el Ministerio como el Ajuntament tienen ya localizada una posible parcela para construir un nuevo edificio.

En el caso de Manacor, los trámites están más avanzados y a la espera de que el Ajuntament lleve a cabo la expropiación de unos terrenos. «Sin edificios no tenemos futuro», advierte. Sobre la necesidad de personal, Gómez insistió en que casi la mitad de la plantilla de los juzgados está formada por personal interino y que, de forma recurrente hay 27 plazas de jueces que tienen también que ser cubiertas por sustitutos. Reclama un mayor esfuerzo al Ministerio y la implantación de pluses para poder fidelizar a las plantillas.

Las bajas han afectado este año en especial a la Audiencia Provincial que ha aumentado en un 70 por ciento los asuntos que tiene pendientes en las secciones penales, también influido por el efecto tapón de las causas de especial complejidad. Otra de las medidas que se han puesto en marcha este año para liberar espacio es la constitución de una junta de expurgación para destruir documentos almacenados desde hace décadas en los juzgados y que ya no no sirven.