El joven mallorquín Ángel Adrover posando armado en Ucrania.

25

El Ministerio de Exteriores del Gobierno de España está trabajando en estrecha colaboración con las autoridades ucranianas para que el cuerpo del joven mallorquín que se alistó en el ejército para combatir la invasión rusa, el felanitxer de 31 años Ángel Adrover Martínez, sea repatriado lo antes posible, aunque advierten de que puede demorarse más de lo previsto. El deseo del Ministerio es que el cuerpo fuera trasladado a la Embajada española en Kiev, custodiada por una docena de efectivos del Grupo Especial de Operaciones (GEO), para facilitar todo el proceso. De esa manera serían el personal de la Embajada y los propios geos, que ya supervisaron la evacuación de varios convoyes de diplomáticos y ciudadanos españoles en su día, los que se encargarían de agilizar el traslado. Asimismo, «sería lo mejor para un seguimiento oficial de todo el desplazamiento», señalan fuentes del Ministerio.

En cualquier caso, dicho traslado deberá hacerse por vía terrestre hasta algún país fronterizo –preferentemente Polonia– para una vez allí proceder al desplazamiento en avión, ya que toda la actividad aérea en Ucrania está paralizada desde el inicio de las hostilidades. No obstante, toda la logística podría cambiar si el cuerpo estuviera en una zona más cercana a la frontera con alguno de esos países que de la capital. En función de esa ubicación tanto los costes como los tiempos del traslado pueden variar enormemente. En ese sentido, el Gobierno descarta que vaya a costear la repatriación. Al igual que sucede con muchos voluntarios desplazados al país eslavo para colaborar en la lucha armada, el Ministerio no tenía conocimiento de la presencia de Adrover en el frente ucraniano y de momento descarta que vaya a cargar con los costes, ya que no es lo habitual.

Exteriores está gestionando todos estos detalles directamente con los familiares del fallecido, quienes serán seguramente los que corran con los gastos. De hecho, se apunta que familias en casos de fallecidos en circunstancias similares optan por incinerar el cuerpo o enterrarlo in situ. Por otra parte, el Ministerio ha confirmado que el joven no murió víctima del fuego ruso. Exteriores, que a través de la Embajada está en contacto permanente con las autoridades ucranianas que llevan el caso, asegura que las informaciones que les proporcionan desde el país eslavo permiten descartar de plano la muerte en combate. De hecho, no se tiene conocimiento de si Adrover llegó a formar parte activa de la primera línea de batalla en algún momento durante los cerca de tres meses que pasó allí. En la única información que facilitó al respecto a su madre señalaba que estaba «en segunda línea de fuego». La autopsia, en todo caso, determinará las circunstancias exactas del fallecimiento.

Punto de vista
Germà Ventayol

Desconcierto

Germà Ventayol

Noticias como ésta son las que te dejan desconcertado. Qué motivos puede tener un joven, con una brillante preparación profesional, para involucrarse de este modo en una guerra y acabar de un modo tan trágico. Es una pregunta que seguro que se harán a diario sus padres, familiares, amigos y conocidos. Lo importante ahora es lograr la repatriación del cuerpo de Ángel, pero dadas las circunstancia la tarea no será, en absoluto, sencilla. Mallorca tiene más cerca que nunca el conflicto en Ucrania, que también se ha cobrado su tributo de sangre. Que no se le olvide.

El apunte

Gran repercusión de los medios en el país por la muerte del mallorquín

La prensa nacional se hizo eco ayer de la noticia de la muerte del joven mallorquín Ángel Adrover, que se alistó en el Ejército ucraniano a principios de marzo para combatir contra la invasión rusa. Tras conocer la noticia que difundió Ultima Hora fueron muchos los medios de comunicación de todo el territorio que la han seguido. Ángel Adrover es el primer combatiente español que fallece en este conflicto bélico.