La consellera de Presidencia, Función Pública e Igualdad, Mercedes Garrido, y la directora general de Coordinación, Relaciones con el Parlamento, Derechos y Diversidad, Isabel Castro. | CAIB

15

La consellera de Presidencia, Función Pública e Igualdad, Mercedes Garrido, y la directora general de Coordinación, Relaciones con el Parlament, Derechos y Diversidad, Isabel Castro, han desplegado en la sede de la Conselleria la bandera Lgtbi, para expresar el apoyo del Govern a todo el colectivo. Es una acción que también se hará en el resto de consellerias para celebrar el Orgullo Lgtbi el próximo martes, 28 de junio, y visibilizar su compromiso para continuar impulsando políticas dirigidas a construir una sociedad diversa e inclusiva, han explicado desde la Conselleria de Presidencia.

Recientemente se han cumplido seis años de la aprobación de la Ley Lgtbi en Baleares, una norma de protección y reconocimiento de derechos para las personas lesbianas, gays, trans, bisexuales e intersexuales de las Islas. Desde que se aprobó en 2016, la Ley ha impulsado la creación del Consejo de Lgtbi, el Servicio de Unidad de Género de Son Espases, la elaboración de protocolos de atención al alumnado trans, sanciones por delitos de odio y se han agilizado las operaciones de reasignación de sexo para las personas transexuales.

Precisamente, la semana pasada el Consejo Lgtbi daba su visto bueno a un protocolo para las policías locales de prevención y acción contra los delitos de odio, elaborado por el Instituto de Seguridad Pública de Baleares. Este protocolo servirá como guía para que los cuerpos policiales tengan herramientas para prevenir agresiones por motivos de orientación sexual o identidad de género, como también para actuar ante los casos que se produzcan y saber cómo atender las víctimas y cómo detectar la motivación de estos delitos.

Entre otras funciones, este instrumento también tiene como objetivo avanzar en la homogeneización de los procedimientos de actuación de las policías locales de Baleares y facilitar la colaboración de este cuerpo con otras fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, además de establecer vínculos con la comunidad y los actores sociales que garanticen un clima de convivencia y de rechazo al odio o la discriminación.