Visitantes pasean junto a una exposición sobre el turismo en Palma. | Jaume Morey

1

Balears se convertirá en el epicentro de un proyecto estratégico y pionero para compartir datos turísticos entre administraciones públicas y privadas de los 27 países de la Unión Europea con el fin de fortalecer la competitividad del sector y mejorar la experiencia de los clientes. El vertebrador de este proyecto denominado DATES será una empresa mallorquina con sede en el Parc Bit, AnySolution, especializada en turismo y nuevas tecnologías. Su propuesta ha sido seleccionada para sentar las bases del Espacio Europeo de Datos en Turismo, enmarcado en el programa Digital Europe.

Estos espacios de datos constituyen, según la definición del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, entornos federados para promover la compartición de datos de manera segura, equitativa y que permita incrementar la competitividad de las empresas. Dolores Ordóñez, directora de AnySolution y coordinadora del proyecto, explica que «no se trata de una base de datos, sino de arquitecturas federadas». Es decir, que lo que se va a desplegar es un sistema para que cada empresa pueda compartir los datos concretos que elija con otras empresas del sector turístico que pueden pertenecer o no a su mismo ámbito de trabajo.

De esta manera, se podrá compartir información entre hoteles, restauración, rent a car, agencias de viajes... La idea es incrementar la eficiencia del sector poniendo en común toda la información disponible y de esta manera mejorar el servicio en toda la cadena turística ajustándolo a los deseos y necesidades de los usuarios. «Se basará todo en datos verídicos y no en percepciones y visiones fragmentadas como sucede ahora. Como se suele decir, los datos son el petróleo del siglo XXI», señala Ordóñez. Queda todavía por discernir la mecánica de funcionamiento de todo este sistema, qué soportes tecnológicos se usarán y, sobre todo, qué tipo de datos van a compartirse, ya que no toda la información disponible es susceptible de ser utilizada: en primer lugar está la cuestión de las leyes de protección de datos y de la privacidad de las personas y, en segundo, el carácter estratégico que pueden tener ciertos datos para la competitividad de las propias empresas. Esas líneas rojas serán las que marquen el corte. «No todo el mundo puede compartir determinada información», explica Ordóñez.

El plan de trabajo dará inicio el próximo 4 de octubre, cuando se empezarán a organizar grupos de trabajo para definir las tecnologías que se van a utilizar y los datos que se van a compartir.
El proyecto ha arrancando con un millón de euros de presupuesto a los que se sumarán cinco millones más de la Comisión Europea. Por lo pronto, se cuenta con el apoyo de más de 50 entidades entre empresas del sector y administraciones públicas, sean ministerios europeos o administraciones autonómicas o regionales. Gigantes del sector como Amadeus o Destinia forman ya parte del proyecto DATES. Por otro lado, España y Balears capitalizarán gran parte del protagonismo y «reforzarán su imagen de seriedad en la gestión de la industria turística: somos referentes en número de turistas, pero no siempre en saber exportar toda la cadena de valor del sector y los avances que permite la tecnología».