La recaudación de la ecotasa se recupera este año con la llegada de nuevo del turismo masivo.      | I. CABRER

34

El Govern ingresa más dinero que nunca en su historia gracias al impuesto que grava la compraventa de vivienda. El año 2022 puede marcar el récord absoluto en ingresos tributarios si se mantiene la tendencia de los seis primeros meses: la compraventa de inmuebles le ha reportado unos ingresos de 475 millones de euros, 162 millones más que en el mismo periodo del año pasado.

La explicación a esta cifras nunca vistas está en la fiebre que se ha desatado en las Islas por la compraventa de viviendas de lujo, auténtico motor de la actividad inmobiliaria en Balears durante estos años. El año pasado ya fue extraordinario en este aspecto, pero 2022 puede batir todas los registros. La previsión del Govern era recaudar 679,6 millones, pero si se mantiene el nivel de ventas ingresará finalmente 950 millones.

No está tan claro

Hisenda no ve tan claro que se mantenga la intensidad de compraventas que se ha vivido en el primer semestre del año y vaticina un ligero enfriamiento, aunque todas las previsiones apuntan a que la recaudación final estará por encima de las previsiones que se incluyeron en los Presupuestos para este ejercicio. El Govern cree que no se puede comparar el primer semestre de 2021 con el de este año porque el año pasado aún no se había reactivado la economía como lo hizo a partir del segundo semestre.

A la hora de entender este aumento en la recaudación, hay que tener además presente otro aspecto: la ley de Presupuestos de este año incluía cambios en el impuesto. Se reforzó la progresividad en el tramo más alto para la compra de inmuebles por un valor superior a un millón de euros. Las compraventas que se han realizado este año pagan un impuesto del 11,5 por ciento mientras que hasta el año pasado pagaban un 11 por ciento.

En paralelo, el Govern aprobó para este año una rebaja en el impuesto para la compra de vivienda habitual de menos de 200.000 euros. El impuesto bajó del 8 % al 5 % en el año 2019, pero este año se le incorpora la precisión de que pueden beneficiarse de esta rebaja quienes compren la vivienda habitual –aunque no sea la primera que compran– siempre que no dispongan de ningún otro derecho de propiedad de uso o de disfrute de otra vivienda. Estas posibles rebajas fiscales estarán sobre la mesa de la consellera d’Hisenda, Rosario Sánchez, a la hora de decidir qué hace en los Presupuestos del año que viene. Por ejemplo, se puede plantear que se beneficien de esta rebaja las personas que compren una primera vivienda por un valor inferior    a 250.000 euros, lo que ampliaría el número de beneficiarios.

La ecotasa

Los datos de recaudación del primer semestre del año dejan también una cifra muy llamativa con la ecotasa. Su recaudación ha llegado a 50 millones en los seis primeros meses del año, un aumento irreal que supone un 1.687 % ya que el año pasado no se cobró la ecotasa a lo hoteleros y se les ha empezado a cobrar este año. De hecho, en el primer semestre de 2021, en plena ola de la COVID, apenas se recaudaron 2,8 millones de la ecotasa, con el añadido de que eran ingresos correspondientes al año anterior.

El apunte

Una solución a la caída de ingresos de Madrid post COVID

La excelente marcha de la economía, que se traduce en ese aumento de los ingresos fiscales del Govern, es una buena noticia para la elaboración de las cuentas del Ejecutivo para el año que viene, el último de la legislatura. La Conselleria d’Hisenda se encontrará frente al problema de que en 2023 ya no llegarán fondos extraordinarios para compensar los efectos de la COVID ni de Madrid ni de la Unión Europea, fondos que sí llegaron durante los ejercicios 2020 y 2021. El Govern tendrá que conformarse con el dinero de las entregas a cuenta que lleguen desde el departamento que dirige la ministra de Hacienda, María Jesús Montero.