Antoni Bosch, Xisca Mora, Tolo Gili, Lucia Ribas y Jaume Montserrat. | El Pi

0

El PI celebrará un congreso extraordinario el próximo 8 de octubre para tratar de rearmar la formación tras la profunda división que ha vivido el partido este último año. La partido ha decidido adelantar el congreso previsto para dentro de tres años, para dar fuerza a la formación y intentar dar una imagen de unidad.

Los insularistas preparan también una modificación de los estatutos que implicará seguir el modelo del PNV: el presidente de la formación no podrá ser el candidato. Otra modificación estatutaria será la que establezca «un hombre un voto» con el fin de evitar problemas como los que surgieron en el anterior congreso, que estuvo a punto de ser bloqueado por un grupo minoritario.

«Vamos a intentar cerrar lo que no se pudo cerrar en el congreso. Hace un año estábamos inmersos en una lucha más personal que política y no se pudieron hacer las necesarias reformas estatutarias», ha dicho el presidente de la formación, Tolo Gili, que ha anunciado su voluntad de presentarse de nuevo al cargo.

«Estamos convencidos de que mucha gente no conoce el proyecto del PI, porque este año ha visto divisiones internas, pero no conoce el proyecto, que es una defensa de esta tierra y de nuestra manera de vivir», ha añadido.

«Hay gente que se ha ido, pero estamos trabajando en reincorporaciones de toda la gente posible. A los que se han ido, que sepan que aquí estamos», ha dicho, con los brazos abiertos. Gili también ha lamentado la decisión de Lina Pons de no repetir en las listas.