La limitación de la temperatura en los comercios abre el debate. Los comercios, como el de la foto, deberán cerrar las puertas para ahorrar energía. El gremio de las puertas automáticas asegura que son una opción eficiente. | Jaume Morey

3

Las puertas automáticas podrían contribuir al ahorro energético de la industria y el comercio. En concreto, prevén que los empresarios reduzca el gasto en torno a un 20 o 25 %. Son los últimos datos que ha puesto sobre la mesa la Asociación de Reparadores, Instaladores y Mantenedores de Puertas Automáticas (Arimpa) tras el anuncio del Gobierno sobre un paquete de medidas para paliar costes en la energía. El presidente de Arimpa en Balears, Rafel Sotomayor, ha informado a sus socios y empresas que «el sector está preparado para hacer frente a la demanda y dar garantía tanto de montaje como del producto instalado». «Una puerta optimizada térmicamente, aislada y dotada de un sistema de automatización inteligente contribuye de un modo fundamental a la eficiencia energética global de un local generando un ahorro tangible a lo largo de toda su vida útil», explica.

La Asociación agrupa a 13 empresas en Mallorca que se dedican a la instalación y construcción de puertas automáticas. Esta estructura, defiende Sotomayor, impacta en el ahorro de la energía en el caso de comercios o locales. Sin embargo, no es tan rentable para los particulares debido al «elevado coste» que supone adquirir una puerta así.

Motores

El sector también ha presentado otro tipo de medida para particulares y son los llamados motores con energía solar. Rafel Sotomayor asegura que los fabricantes ya están desarrollando estos productos que son mucho más económicos para el destinatario. Con ello, serviría para abrir las puertas o portones de un partícula. «Hay empresas que ya han sacado al mercado estos motores con energía solar y que no requeriría ningún cambio sobre la puerta ya que se adaptan a la estructura», sentencia Sotomayor.

Por otra parte, desde la Asociación a nivel territorial, entidad que pertenece a PIMEM, han comunicado a su vez que el etiquetado energético permite comparar diferentes opciones de puertas automáticas desde el punto de vista energético. Así las cosas, instan a los clientes a que se informen de la decisión más óptima –según su tipo de negocio– antes de tomar una decisión.

«No es algo fácil cambiar las puertas por otras automáticas porque esto implica una inversión importante», advierte Sotomayor, pero recuerda que el Gobierno tiene en marcha un programa para subvencionar actuaciones de rehabilitación energética en edificios y lo comercios que instalen puertas así para evitar el ahorro son susceptibles a pedir dicha ayuda.

El apunte

Remitida a todo el Govern la instrucción de directrices básicas

Tal como adelantó este periódico, la Direcció General d’Energia i Canvi Climàtic envió ayer una instrucción interna a todos los departamentos del Govern para reducir el consumo energético de sus edificios e instalaciones con el objetivo de ahorrar entre un 15 y un 25 %. Esta instrucción contiene una serie de directrices básicas de ahorro y eficiencia, dirigidas principalmente al uso de la iluminación y la climatización y su apagado en horario no laboral, en ausencias del lugar del trabajo o en dependencias no ocupadas de manera permanente.