La presidenta nacional de Ciudadanos, Inés Arrimadas está convencida de que el partido tiene opciones. | Pilar Pellicer

45

A pesar del difícil momento que atraviesa su formación, la presidenta nacional de Ciudadanos, Inés Arrimadas (Jerez de la Frontera, 1981) está convencida de que el partido tiene opciones, de que el proyecto liberal sigue siendo útil y de que Cs será clave en la formación del próximo Govern en Baleares. Mantiene un férreo discurso antinacionalista, sobre todo cuando visita territorios como Balears o Catalunya.

¿Hacia dónde tiene que ir Cs?, ¿en qué se han equivocado y qué deben rectificar?
—Cs no cuestiona el espacio liberal de centro y moderno, pero tenemos que conseguir volver a conectar con la gente y para eso necesitamos ideas nuevas y medidas nuevas. Tenemos que llegar a los ciudadanos de una manera más directa y valiente, con mucha más calle y cercanía. Hay que volver a ser un partido atrayente. Tenemos que volver a ser percibidos como útiles y atractivos como opción política.

De ustedes se ha dicho que eran útiles para el IBEX 35.
—Las circunstancias han demostrado que hemos sido útiles para la clase media española: para bajar impuestos y para gestionar bien donde hemos gestionado. Hemos gobernado muy bien y hemos sido responsables cuando hemos estado en la oposición, como en los tiempos de pandemia. Es verdad que eso tenemos que ser capaces de venderlo mejor.

¿Cuáles son las expectativas en Baleares?
—Cs, como otros partidos liberales, está pasando por un momento muy complicado, pero en Balears vemos que va a aguantar mucho mejor que en otros lugares y eso es un reconocimiento al trabajo que está haciendo nuestro equipo aquí liderado por Patricia Guasp. Aquí estamos demostrando que podemos ser una alternativa al Govern de Armengol sin rendirse al nacionalismo y con mucha más credibilidad que un PP que ya gobernó e hizo lo contrario a lo que pide ahora: se entregó y abrió la puerta a muchas de las políticas nacionalistas que están aceleradas.

¿Habla de José Ramón Bauzá?
—Muchos de los decretos lingüísticos tienen más de 20 años y no son cuestionados por parte del PP actual cuando fueron la llave que abrió la puerta al nacionalismo y a la imposición lingüística. El nacionalismo se contagia y en Balears está cogiendo un ritmo más acelerado de lo que se tardó en Catalunya. En materia lingüística, estamos peor que en Catalunya porque está blindado el 50 % del catalán sin que se garantice un mínimo del castellano. Nosotros defendemos plurilingüismo y la libertad de elección de los padres.

Ya han llevado a los tribunales que se cumpla que el 25 % sean en castellano.
—Y lo vamos a seguir defendiendo    en los tribunales, en los parlamentos y en Europa que se cumpla en Balears y en Catalunya. El PP y el PSOEhan abandonado territorios como Catalunya y Balears y a las familias a las que se señala públicamente y a las que la Justicia les ha dado la razón. No hacen nada para que se cumpla la sentencia y es la constatación de que PP y PSOE se han rendido al nacionalismo y solo les interesa gobernar España para ocupar sillones,    no para garantizar derechos.

Se ha referido a las buenas expectativas en Baleares, ¿es la consolidación del liderazgo de Patricia Guasp?
—Es que ella está en el grupo de refundación de Cs, así que Balears será esencial en ese proceso. Aquí se están haciendo las cosas bien y nos pueden aportar mucho a nivel nacional. Ha demostrado sensatez, valentía y consistencia, además de cercanía con la gente.

Ph04082211-13.jpg
Arrimadas antes de la entrevista.

¿Se ven con opciones?
—La fragmentación en Balears va a hacer que Cs sea decisivo. Se va a ver que unos pocos escaños van a valer mucho más que otros muchos que no serán decisivos.

¿Qué papel debe jugar Bauzá?, ¿puede volver a Baleares?
—Bauzá es uno de los miembros de la mejor delegación que tiene España en el Parlamento Europeo y, con la marcha de Luis Garicano, tendremos que seguir trabajando. Está haciendo muy buen trabajo a nivel europeo y Patricia Guasp está haciendo una labor fantástica en Balears.

Si ustedes son necesarios, le veo pactando con el PP y no con esa Armengol nacionalista que define
—Aquí hace falta un cambio de rumbo de manera urgente. Balears no puede estar copiando los fracasos de Catalunya, que es lo que está haciendo Armengol y también el gobierno de Palma, donde copian los fracasos de Colau en temas de gestión,    temas sociales, turismofóbicos, etcétera. Somos la alternativa, también para el PP, que plantó la semilla, hace 20 años, de muchas cuestiones que estamos viendo.

Insisto: la veo cerca del PP.
—Lo que está claro es que todos los que voten a Cs en Balears se van a encontrar con un proyecto liberal, limpio, reformista, antinacionalista y pro igualdad de los ciudadanos. Hace mucha falta un partido que diga lo mismo en Balears que en Madrid y Patricia Guasp y yo decimos lo mismo, por ejemplo con la puesta en marcha de un régimen especial, que no es un privilegio sino garantizar la igualdad y que los ciudadanos de Balears tengan las mismas oportunidades.

¿Y en Madrid?, ¿hay opciones de pactar con Pedro Sánchez?
—Con este Pedro Sánchez, la verdad es que es complicadísimo. Le hemos ofrecido la mano para pactos de Estado o para los Presupuestos y cogió la de Otegi y la de Bildu. Hicimos una contribución a España demostrando que Pedro Sánchez pacta con Bildu porque quiere.    Todos los españoles han visto que nosotros tendimos la mano y cogió la de Bildu. No parece que Sánchez vaya a corregir ese rumbo, pero es que necesitamos una alternativa a Sánchez que no sea la vuelta de Rajoy y sus políticas.

Ahora le iba a preguntar por el nuevo PP.
—Este PP renuncia a la guerra cultural, renuncia a rebatir el sectarismo de la izquierda y solo está centrado en decir que la economía va muy mal. El peligro de cambiar a Sánchez por un Rajoy II es que después de Rajoy viene otro Sánchez. Yo no quiero esa espiral en la que nos quieren meter.

En materia económica coinciden con ellos.
—Yo coincido con el discurso del PP de la oposición, porque cuando llegó a gobernar subió todos los impuestos que había. A nosotros nadie nos puede decir que donde gobernamos hemos subido impuestos.

Ha sido muy crítica con las medidas de ahorro energético anunciadas por el presidente.
—Además de pensar en ahorrar energía, hay que pensar en generar más energía en España alargando la vida útil de las nucleares, como han hecho países como Alemania. También hay que ahorrar en gasto superfluo del Gobierno. No puede haber un paquete de ahorro a los ciudadanos sin un paquete de ahorro que afecte a los enchufados y a los chiringuitos. Que no pretenda Sánchez la ridiculez de que se quita la corbata un cuarto de hora cuando coge el Falcon hasta para ir al mercado.

¿Pero reconoce que hay una crisis energética mundial?
—Es evidente que la hay, pero esas medidas que afectan a los ciudadanos tienen que ir acompañadas por otras que afecten al Gobierno. Son los primeros que deben dar ejemplo con una reducción del gasto superfluo, que es lo contrario de lo que están haciendo.

El apunte

«Conozco a pensionistas que prefieren trabajo para sus hijos antes que blindar las pensiones»

Arrimadas defiende un cambio radical en el sistema de pensiones, que ahora pagan los jóvenes que trabajan. Dice que el actual es insostenible porque las pensiones han subido un 40 % en los últimos años y los sueldos de los jóvenes, apenas un 3 %. «Conozco a muchos pensionistas que prefieren que haya trabajo de calidad para sus hijos y sus nietos y no que se blinden primero las pensiones porque luego sus hijos no pueden pagar los colegios o las matrículas universitarias». Asegura que todos los partidos saben que el sistema actual es insostenibles, pero no actúan.