Un ritual para todos los presidentes. Con la excepción de Gabriel Cañellas, todos los presidentes de Balears han hecho un viaje a Argentina, donde reside la colonia más numerosa de ciudadanos de las Islas. Francina Armengol ha sido la última en viajar a aquel país. | R.L.

83

Los 20.072 euros que costó el reciente viaje de Francina Armengol a Argentina se fueron, casi de forma íntegra, en pagar los aviones de los cuatro altos cargos que viajaron a la Isla: la presidenta del Govern, Francina Armengol; su jefe de gabinete, Joaquim Torres; la consellera de Presidència, Mercedes Garrido, y el director general de Relacions Institucionals, Francesc Miralles.

Viajaron en clase turista, pero aún así cada uno de los billetes desde Palma hasta Buenos Aires costó 3.777,32 euros por persona, según figura en la respuesta parlamentaria del Govern y en las facturas que se han enviado al Parlament a petición del PP.

La consellera de Presidència, Mercedes Garrido, aseguró en una reciente respuesta en el Parlament que el viaje había sido ‘low cost’ y, más allá de los vuelos, las facturas que han enviado a la Cámara le dan la razón: la comida más cara, en la que participaron 10 personas, costó 265,94 euros o, al cambio, 32.770 pesos. Otra cena costó 221.95 euros y estuvieron 7 personas.

Hay una factura de 7.670 pesos, es decir unos 63,3 euros, que básicamente corresponde al pago de 10 cervezas, 2 copas de vino y dos agua, con una ración de pollo. Las dietas se resumen en una cena para 7 personas en el aeropuerto de Madrid por 68,20 euros; una comida para 7 personas por 69,22; otra cena para 7 por 57,42; una comida para cuatro por 67,45 y un desayuno para cuatro por 22,65 euros.

Entre los gastos del viaje figura, también, el pago de 2.115 euros por un minibús para realizar los trayectos entre las localidades de Buenos Aires, Rosario y San Pedro, donde se celebraron actos oficiales con motivo del viaje. Además figuran facturas de dos taxis en Buenos Aires por 6,21 euros y una curiosidad: la delegación tuvo que pagar 181,89 por facturar una maleta adicional en la que iban todos los obsequios recibidos.