Jorge Campos y Fulgencio Coll en una imagen de archivo. | Jaume Morey

118

El portavoz y cabeza visible de Vox en el Ajuntament de Palma, Fulgencio Coll, ha plantado cara a la dirección regional del partido, encabezado por Jorge Campos y, aunque no lo dicen abiertamente, desde el grupo municipal acusan a los líderes autónomos de «aislarlos» y de comenzar una campaña «de acoso y derribo» contra el general. El objetivo, aseguran, es impedir que vuelva a presentarse como candidato a la alcaldía en las próximas elecciones. El enfrentamiento, que va camino de convertirse en una guerra «fratricida», ha traspasado el ámbito político y profesional y ahora, según dirigentes de la propia formación, «se ha convertido en un tema personal».

Las mismas fuentes aseguran que el conflicto comenzó cuando Coll forzó la salida del Ajuntament de la regidora Montserrat Amat, esposa de Campos, por «diferencias irreconciliables» a la hora de organizar el grupo municipal. El enfrentamiento llegó a Madrid, que lo intentó cerrar dándole a Amat un cargo en la dirección nacional, pero lo cierto es que, desde entonces, las relaciones entre las partes se han enfriado. En el fondo de la disputa está la candidatura a la alcaldía de las próximas elecciones municipales por lo que ambos bandos están buscando el apoyo de la dirección nacional que será, en última instancia, quien decida quien será el candidato. Coll no quiere hacer declaraciones sobre este tema aunque si ha reconocido en alguna ocasión «diferencias a la hora de afrontar la gestión». Sin embargo, desde su entorno, aseguran que está dispuesto a presentar batalla y que se postula para ser cabeza de una lista que la dirección nacional no anunciará hasta noviembre o diciembre de este año.

Fruto de la tensión que ha dividido en dos el grupo municipal, Fulgencio Coll y Sandra Barceló por un lado y Sergio Rodríguez y María Paz Pérez por otro, es un escrito anónimo que ha circulado durante las ultimas semanas entre los afiliados del partido. En el documento se asegura que el líder de Vox en Palma y sus afines «están sometidos a un claro aislamiento por parte de Vox Baleares, concretamente por Jorge Campos y algunos de su equipo».

Asimismo, el texto habla de «injerencias en las competencias municipales con el objetivo de echar a los que no se sometían a los dictados del presidente de Vox Baleares. Este juego sucio ha durado mucho tiempo» y apunta también al regidor Rodríguez que, aseguran, invade competencias municipales con objeto «de postularse para colocarse en las listas». El entorno del general niega estar detrás de la nota que se ha distribuido sin firma ni cabecera, aunque el escrito alaba su labor en el Ajuntament «ha sido lo suficientemente próxima al ciudadano y eficiente hasta tal punto que las encuestas le daban hasta siete concejales y más del 20 por ciento de los votos».

El apunte

El entorno de Campos dice que el general «va por libre»

Desde la dirección regional, de manera oficiosa, aseguran que el enfrentamiento del general «no es con Vox Baleares, sino con la dirección en Madrid» y argumentan que «va por libre y no cumple las directrices a nivel estatal».

En este sentido recuerdan la abstención del Coll en la reprobación del regidor de Podemos, Alberto Jarabo, en el pleno de junio. También niegan que se le haya intentado ningunear puesto que difunden cada una de sus intervenciones a través de sus redes.