Momento de la reunión. | Twitter: @Tia_Sagreras

Una reunión, el martes, entre el vicpresidente Yllanes y la líder del PP, Marga Prohens –a la que asistieron más personas por ambas partes– y que fue calificada de positiva y amable desde las lógicas discrepancias ideológicas» desde las dos partes derivó poco después en un cruce de reproches a través de la red social Twitter a la que sumaron luego dirigentes del partido morado y del propio PP. El vicepresidente del Ejecutivo, y responsable de la política energética, de desmarcó este miércoles de lo ocurrido, aseguró que «yo no me ocupo de la redes del Podemos» y afirmó que su opinión es la misma que publicó recién terminada la reunión y coincidente con la primera impresión que difundió Prohens.   

«También a mí me sorprendió un poco, hice unas llamadas y constaté que lo que el cruce de reproches no tenía nada que ver con los que pasó dentro», añadió un responsable del partido que quitó importancia al hecho y lo atribuyó a que «a veces los partidos tienen sus estrategias» o también a que «después de tanto trabajo pudiera quedar en segundo plano la labor del partido». Todo empezó con un comentario desde la cuenta de Podemos al primer tuit de Prohens que incluía críticas a Feijóo. Prohens, que había salido satisfecha, respondió con dureza y escribió «vinisteis para destruir, y así os iréis en 9 meses».   

Como ocurre casi siempre en las redes sociales, cargos de los diferentes partidos –incluída la coordinadora de Podemos, Antònia Jover– entraron en el cruce de tuits. El diputado del PP Javier Boned anotó: «¿Es cosa del «becario de agosto» o el señor Yllanes ha orquestado esta pantomima?    Es de un cinismo nunca visto. Que suerte la de todos que os queden ya solo dos telediarios».

El vicepresidente no respondió y, en plena cascada de mensajes, Sebastià Sagreras, del PP, buscó hurgar en posibles desavenencias entre Yllanes y el portavoz del Govern y escribió: «¿Se ha puesto celoso Negueruela?». Desde las áreas de comunicación de ambos partidos –el departamento de comunicación del Govern se quedó al margen– se indicó que la estrategia forma parte de las campañas.