La presidenta de los hoteleros hizo hincapié en la necesidad de incrementar los valores de toda la cadena turística y del conjunto de la oferta que el turista se encuentra en el destino, no solo el alojamiento. | Redacción Local

El sector hotelero ha enfriado este martes las expectativas del Govern sobre el inicio de la próxima temporada turística, para la cual, aseguran, todavía no disponen de datos en firme. No solo eso, sino que además defendieron que la desestacionalización y el crecimiento como destino de calidad no podrán hacerse realidad sin la revisión de problemas estructurales «para los que no tienen ninguna respuesta concisa ni parece que ningún plan a corto o medio plazo».

Así se expresó el sector por boca de María Frontera, presidenta de la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (FEHM) y cabeza visible de los hoteleros baleares en la representación que ha acudido a la World Travel Market de Londres. Frontera recalcó que precisamente en los contactos mantenidos con turoperadores y otros agentes del sector en la feria internacional se les ha trasladado su «preocupación» por problemas derivados de la masificación, principalmente el de la movilidad y las limitaciones del transporte público. «Los europeos que nos visitan siempre van en bus a su casa y aquí no disponen de opciones. No sé si estaremos a tiempo de llegar a la temporada de 2023 con una mejora del transporte público».

En ese sentido, la presidenta de los hoteleros hizo hincapié en la necesidad de incrementar los valores de toda la cadena turística y del conjunto de la oferta que el turista se encuentra en el destino, no solo el alojamiento. «El cliente no busca solo una cama, busca una experiencia que necesita un acompañamiento del resto de la oferta y de la administración pública».

Frontera prosiguió con su particular tirón de orejas al Ejecutivo autonómico alegando que la gestión del destino turístico «no es solo venir a la feria y dar titulares, sino trabajar de manera rigurosa y conjuntamente con el sector para llegar a acuerdos». Asimismo, manifestó que «turismo sostenible significa mucho más poner en marcha una ley que solo afecta a los hoteles: el Govern tiene un plan estratégico del que ni habla».

Con respecto a las previsiones de incio de la temporada en febrero que planteó el día anterior el conseller de Model Econòmic i Turisme, Iago Negueruela, Frontera observó que el cambio de operatividad que trajo consigo la pandemia, sin tanta antelación en las reservas, impiden un pronóstico veraz o saber qué volumen de la planta hotelera podrá estar abierta. «Ni ellos saben -el Govern- cuándo empezará la temporada ni cuándo acabará». En todo caso, aseveró que el sector hotelero mantiene su compromiso de abrir su planta si las condiciones lo permiten. «Nosotros hemos sido los que hemos empezado a crear empleo antes incluso de lo que ellos esperaban, les sorprendimos».

Por otra parte, insistió en que no es posible abordar el debate de la subida salarial sin conocer aún la rentabilidad de la temporada y celebró que desde Bruselas se hayan sentado las bases para un mayor control de la oferta ilegal. El diagnóstico hotelero fue compartido en gran medida por la delegación del PP que visitó ayer el estand balear. La presidenta del partido a nivel autonómico, Margalida Prohens, se refirió a «la falta de modelo» de «un Govern que no sabe qué quiere ni qué no quiere para la industria turística».

La dirigente popular criticó asimismo a la presidenta balear Francina Armengol por «confundir facturación con rentabilidad» de las empresas esta temporada. Asimismo, se sumó a las críticas hoteleras al denunciar una falta de gestión eficiente por parte del Govern que ha desembocado en la saturación de este verano. «Ha sobrado propaganda -como la de hace un año con las camas elevables- y ha faltado gestión». «Desde el PP preparamos nuestra propia normativa turística basada en la ley de 2012, la cual sí apostó por una mejora del producto», declaró que su gobierno no se decantaría por presentar esta nueva normativa «en una feria turística extranjera, sino en Baleares, a pie de calle y junto con el sector».