Origen. Ángel Gomila y Eva Riva, con su hija Martina, afectada de O.I, y por cuya causa se instauró la Cursa del Toro un año atrás, y que este año amplía su abanico de solidaridad | Gemma Andreu

0

El Toro, el pico más elevado de la geografía insular, enmarca en la tarde de este sábado una de las más elevadas exposiciones de solidaridad que brinda el deporte menorquín, con la disputa por segundo año consecutivo de la Cursa del Toro, instaurada el verano anterior con el propósito de recaudar fondos a beneficio de Ahuce, asociación que lucha contra la Osteogénesis imperfecta –O.I, conocida como la enfermedad de los huesos de cristal– que padece la niña menorquina Martina Gomila Riva.

Sus padres, Àngel y Eva, junto al doctor Claudio Triay, tío de la menor, y el 'runner' local, Raül Riudavets, alumbraron y dieron forma a la prueba inicial durante el verano previo, que resultó un éxito de recaudación y de participación (un millar de inscritos) y que para la presente edición incluso amplía su radio de alcance.

Aspanob (asociación que lucha contra el cáncer infantil), Fundame (destinada a recaudar fondos contra la atrofia muscular espinal) y Aemim (contra la esclerosis múltiple) son las otras tres razones solidarias que se adhieren al evento.

Un incremento que tendrá su reflejo en la cohorte de inscritos (en la mañana de ayer, la cifra rebasaba ligeramente el millar, según informa Richi Sintes, director y responsable del área estrictamente deportiva de la carrera), cuyo límite para apuntarse a través de la web de Elitechip agota hoy a las 13 horas (si bien, en el preámbulo de la prueba, se reabrirá el plazo de inscripciones a pie de salida. La carrera carecerá, como el antecedente previo, de cualquier resorte competitivo (tampoco habrá crono ni chip). La meta es zancar contra la enfermedad, contra el mal.

En esa línea, Raül Riudavets, 'alma mater' de la carrera, muestra su «máximo agradecimiento» a todas las personas e instituciones que colaboran en la gestación de una carrera en que la victoria es «participar, no se trata de competir; solo estamos para aportar nuestro granito de arena, nuestra ayuda a mucha gente que lo necesita», termina el corredor menorquín.