Momento de la salida de los 5 kms, ya con Riudavets, Reurer y Pallicer al frente. | Josep Bagur Gomila

0

El gran paratleta Nil Riudavets, del Artiem Sports Club, con permiso de Sergi Reurer, hizo honores este domingo por la mañana en Maó al deporte más inclusivo y pese a su discapacidad demostró que en la actividad física y deportiva no hay barreras, logrando ser el más rápido de la prueba reina de los 5.000 metros de la Cursa Solidària 25 Anys Club Vidalba, celebrada con un gran ambiente y un notable éxito desde la céntrica plaza de la Esplanada mahonesa. Riudavets, después de ser uno de los integrantes de la bonita salida de la carrera desde la plaza y tras recorrer los cinco kilómetros entre Ses Moreres, Cos de Gràcia, carrer Sínia Costabella, carrer Febrer i Cardona, Camí d´en Guixó, Avda J.A. Clavé i vuelta a la Esplanada, lograba entrar el primero a meta, cubriendo este circuito urbano en un tiempo final de 0:15:56.

Riudavets, en plena forma como se pudo demostrar desde su ciudad, entraba con Sergi Reurer (Lô Esport) marcando el mismo tiempo y accediendo a meta a la par, en una bonita muestra de ‘fair play’ deportivo y decidiendo los dos atletas entrar de la mano a meta. Menos de un minuto después de Riudavets y Reurer llegaba a la Esplanada el corredor también de la entidad de Alaior, Jonathan Carreras, en un cronómetro de 0:16:18.

En el capítulo femenino, quien quiso apuntarse a la fiesta del Club Vidalba también fue otra grande del atletismo menorquín, la veterana de Ferreries, Maria Pallicer, que sigue ganando prácticamente todo lo que se propone. Ayer en Maó, Pallicer sería la séptima de la clasificación general y primer en féminas, marcando un tiempo final de 0:17:27. Ya mucho más atrás y después de un triunfo incontestable de la ferrerienca, accedían a meta la corredora de Lô Esport, Cristina García, en 0:22:28 y tercera sería Dana E. Vergara, del CE Sparta’ns Mallorca, con el mismo tiempo que su antecesora.

Tras la prueba de los 5.000 metros en Maó llegaría la carrera de 1.700 metros popular, adaptada y caminada, a la que se animó a los participantes de la prueba larga también a participar, animando, ayudando y acompañando incluso a los atletas con alguna discapacidad, mostrando el lado más humano y demostrando que el deporte es y tiene que ser practicado por cualquier persona, con discapacidad o sin.

Finalmente, fueron más de 200 atletas los que participaron desde la Esplanada en la gran fiesta del atletismo, en la Cursa Solidària 25 Anys Club Vidalba, cuyos beneficios irán a parar a las arcas de esta asociación sin ánimo de lucro y que tiene como objetivo principal organizar actividades deportivas y de ocio para jóvenes con alguna discapacidad.

«Estuvo muy bien», dice Nil

Se mostraba feliz Riudavets ayer al vencer, reconociendo que el triunfo con Reurer había sido ‘pactado’, la llegada. «Estuvo muy bien la verdad y, al final, lo más importante era remarcar y celebrar los 25 años del Vidalba, que hacen un trabajo brutal y ayudan a crear unos valores espectaculares dentro del deporte menorquín», remarcó el insular.