El base del Pinta B Es Castell, Carlos Sintes, marca una jugada mientras bota el balón con la mano izquierda. | Gemma Andreu

3

Era un partido trampa, y pese a ello, el Pinta B CB Es Castell se dejó sorprender por el colista, el Baricentro Barberà, que estrenó su hoja de triunfos a cuenta de un equipo menorquín que sigue sin poder escapar de la zona baja de la clasificación del grupo C-1 de Liga EBA. Los de Gino Rovellada repitieron sensaciones y pese a comenzar muy bien y demostrar ser superior a su oponente, volvieron a repetir en los viejos errores de esta temporada y acusando una falta de concentración y competitividad alarmantes dejaron que los barceloneses remontaran hasta conseguir su primera victoria del año.

Buena salida

Sin la aportación de Jan Orfila y ni Oriol Aguilera, pese a ello Es Castell saltó a pista mostrando su mejor versión, con una defensa ordenada y agresiva y un ataque fluido en el que sobresalió un certero Albarrán (máxima con el 2-10 en el 3’). El Barberà se veía superado atrás por la mayor calidad de su adversario, que se mantuvo dominador hasta la parte final del cuarto, cuando los locales recuperaron el ánimo a base de aprovechar regalos de los menorquines (13-13).

Muy pronto en el segundo acto un triple de Balta puso a los catalanes por primera vez arriba, pero Es Castell volvió a golpear (parcial de 0-8) y equilibró al descanso, 31-28. En el reinicio, se esperaba que Es Castell efectuara algunos ajustes defensivos y saltara al parquet valiente y ambicioso, pero sucedió todo lo contrario y mediado el periodo el Barberà colocó una máxima preocupante (49-38). Una barrera psicológica que como tantas veces esta temporada hizo mucho daño a un grupo con la moral muy baja que ya no levantaría cabeza (59-51 al final del tercero) por mucho que Bulfoni o Torres tiraran del carro (70-66 en el 7´) en un último cuarto realmente pobre. A la conclusión 79-71.