Longarela lanzando desde el 6’75, este pasado domingo en la pista del Gran Canaria | B.M.

0

Sprint final del Hestia Menorca antes de celebrar el Año Nuevo e iniciar el 2022. El conjunto que prepara Javier Zamora afronta en apenas dos semanas hasta tres encuentros antes de cerrar el año; tres partidos que pueden empezar a ser importantes de cara al devenir del conjunto insular en la competición doméstica 2021-22. El primer enfrentamiento lo dirimirán este sábado por la noche en Bintaufa frente al CB Cornellà catalán -séptimo en la clasificación-, mientras que el día 22 jugarán también en Maó frente al CB Mollet (octavo) y cerrarán 2021 a domicilio, contra el CV Villarrobledo, el día 29.

Un tramo final e importante para los intereses del Hestia Menorca que llega con sensación de mejoría, al menos en el día a día de la plantilla de Zamora. Recuperado ya Pitu Jiménez, a pesar de faltarle aún el lógico ritmo de partido, y con el interior neerlandés Logan Schilder ya intervenido quirúrgicamente y por tanto restando días para su regreso- previsto para unas seis semanas en principio-, en el Pavelló ven vaciar la enfermería. Un hecho que ha permitido a Zamora entrenar con más normalidad y calidad en el 5x5.

Mientras la cúpula deportiva menorquina sigue rastreando el mercado en busca de refuerzos de calidad, el preparador madrileño se congratulaba este jueves en las redes sociales de la entidad de poder recuperar efectivos, tras unas semanas difíciles, a nivel numérico, en las sesiones de entrenamiento. «Estamos en una dinámica muy positiva y viendo la luz al final del túnel con respecto a las lesiones e incidencias. Hemos podido por primera vez en mes y medio completar la semana con diez jugadores en los entrenamientos», valoraba positivamente Zamora, pudiendo practicar en el cinco contra cinco cada día.

El ‘coach’ abundaba en el hecho de que Pitu Jiménez se encuentra ya «completamente recuperado», buena noticia a la que se le añade «la alegría de saber que la operación de Logan Schilder ha salido a la perfección y que cada día es un día menos para tenerle de vuelta con nosotros», exclamaba. Un Zamora, como el resto de la plantilla de LEB Plata, «deseoso de volver a casa con casi todo el plantel disponible», vaticinando un mes de grandes emociones. «Espero que podamos disfrutar de un gran ambiente este sábado y podamos seguir creciendo; nos esperan grandes citas en el próximo mes y la mayoría serán en nuestro mágico ambiente de Bintaufa», relataba.

Vista puesta en el Cornellà

Mientras tanto, en sesiones de mañana y tarde, la plantilla menorquina sigue preparando su nuevo reto; la visita este sábado a la Isla de un histórico, el CB Cornellà, que llega de ganar a Gran Canaria y Cartagena. «Está muy compensada y se les ve muy bien trabajados. Son muy sólidos, saben lo que tiene que hacer cada uno, comparten mucho el balón y juegan con mucho orden», dice Zamora de los catalanes.