El base norteamericano Jermaine Marrow penetra en presencia de varios jugadores, durante un partido en Bintaufa | Josep Bagur Gomila

0

Un mes de enero frenético aguarda al Hestia Menorca. El equipo insular, que este martes tuvo constancia de parte de la FEB de que su partido pendiente contra El Ventero Villarrobledo, en su momento aplazado por un brote de covid en el cuadro manchego, se disputará el próximo día 30, sumará de este modo cuatro partidos de aquí a que agote el primer mes del año; o lo que es mismo, en un margen de apenas quince días (los que discurrirán del 15 al 30).

Esta singular y muy cargada cuesta de enero tendrá el sábado inminente en Maó, con el Albacete Basket por rival (partido que asimismo inaugura la segunda vuelta en el segmento Este de la liga), su primera estación (el colectivo albaceteño que ocupa el cuarto lugar, con una victoria y las mismas derrotas que el equipo menorquín, 8-4). Solo cuatro días después, el miércoles 19 de enero, el Hestia Menorca afrontará su primer derbi balear con el Sant Antoni Ibiza, líder de conferencia (10-2) y que precisa de vencer en Bintaufa para asegurar su plaza de finalista de la Copa LEB Plata (un duelo que ya se ha postergado por dos veces, y no jugado en el día correspondiente, el 8-E, por los casos de covid que registró el equipo de Maó).

Fuera

El tercer compromiso deviene el domingo 23 de enero, y será contra el Safir Fruits Alginet (antepenúltimo, 3-8, y ahora enfrascado en una racha de cuatro derrotas consecutivas), en pista levantina. Y el referido compromiso con el Villarobledo, el domingo día 30, también fuera de la Isla, enmarcado en la jornada 12 de competición, significará el cuarto partido en quince días para el Hestia Menorca, y el cierre de un mes de enero realmente frenético en cuanto a volumen de partidos.