El versátil jugador del Hestia Menorca, Diego Alderete, penetra a canasta y trata de burlar la defensa de José Coego, en la última aparición del Hestia Menorca en competición, ante el Mollet | Gemma Andreu

0

Llegó el momento. El Hestia Menorca abre este sábado ante el Bueno Arenas Albacete Basket en el Pavelló de Bintaufa (19.30 horas) uno de los tramos más exigentes que le puede deparar la presente temporada, con cuatro partidos en dos semanas para intentar asaltar la cima de la conferencia Este. En pleno enero, un tour de máximo rigor.

El equipo insular, que acumula cerca de un mes sin competir, que ha dejado atrás un brote de covid (una de las causas de tan prolongada inactividad en cuanto a partidos) y que apenas suma un par de días con todo el roster entrenando al completo –salvo la conocida excepción de Logan Schilder, en proceso de recuperación tras ser operado a finales de 2021– opondrá a esa serie de factores que a priori pueden menoscabar su ‘chance’ de victoria, trabajo e ilusión. También máxima motivación. Por el retorno a la acción, por lo mucho que hay en juego, y por hacerlo al resguardo del Pavelló y de su afición, además de por contar con un nuevo rostro dentro del colectivo, el base madrileño Pablo Suárez, otro producto de la factoría de Estudiantes reclutado por Javi Zamora, firmado durante el parón navideño, y que debuta en la cita de hoy contra el conjunto manchego.

Prestaciones

De sus años compartiendo cancha y objetivos en la cantera estudiantil, el técnico madrileño del Hestia Menorca aguarda de Suárez compromiso, carisma y un rápido proceso de adaptación al grupo, tanto humana como deportivamente. Su venida incrementa las variantes del Hestia Menorca en el ‘backcourt’, y su incorporación, además de conceder una rotación más en el conjunto de la plantilla (y que en ningún caso apunta a un rol residual) debe contribuir a aumentar el grado físico y de intensidad de un colectivo provisto de un nivel ya considerable en ese sentido (y una de sus trazas distintivas como equipo).

El estreno del nuevo director de juego con la elástica menorquina, sin lugar a dudas, se produce en un contexto de lo más atractivo, en tanto que además de la importancia del tramo de temporada en el que se enfrasca el equipo isleño, cabe considerar que, en función de la valoración de Zamora en el preludio del encuentro, la capacidad y virtudes del Albacete Basket prometen «un partido grande». «De los más bonitos que se podrán ver durante la temporada», pronosticó al respecto el preparador. De la trama y resultado que se dio en la ida, una cita equilibrada que el Hestia Menorca solventó a su favor (67-70), si bien ambos equipos presentan ciertas variaciones, en cuanto a presencias y ausencias en parangón a aquel partido, en principio se espera una batalla de nuevo pareja. Pero eso solo son suposiciones. La realidad será la que se refleje en la pista, y en ella, Albacete, al igual que el Hestia Menorca, muestra en el grupo, en su labor de equipo, su gran fortaleza.

Gerard Blat (15 puntos por partido), el alero norteamericano Will Moreton (14 y 5 rebotes), David Knudsen (14), John Carroll (13), Jorge Mejías (10; exdiscípulo de Javi Zamora en su etapa de formación) y Víctor Ruiz de Carranza (7 tantos, 7 rebotes y 13 de valoración) son las piezas que más brillan en una estructura que promedia más de 80 puntos por velada y que en los últimos días, además, se ha reforzado con un fichaje de relumbrón, a la vez que evocador en clave insular, el del ala-escolta madrileño Víctor Moreno.

El de Alcorcón, que empezó la temporada en las filas del Palma de LEB Oro, de donde salió hace algunas semanas debido a su falta de minutos, reemprende su andadura en LEB Plata a raíz de su reciente firma por el cuadro albaceteño, aunque resta por ver hasta qué punto, de tenerlo, alcanza su protagonismo en la que hasta no hace mucho fue su cancha.

Por lo demás, el Hestia Menorca, de conseguir ganar, además de estrenar con victoria su cuota de partidos de 2022 y arrancar con éxito este intervalo de cuatro encuentros en 15 días, de inmediato avanzará al Albacete en la clasificación, con el que igualaría en triunfos, pero le aventajaría en virtud del basket averaje.