El joven interior del Hestia, Sorokin, este martes intentando hacerse un hueco en el poste bajo | B.M.

2

Regresa a la senda de las victorias el Hestia Menorca, que este martes jugó sin su internacional con Senegal Makhtar Gueye. Los de Javier Zamora fueron muy superiores al colista El Ventero Villarrobledo y acaban su minigira manchega con el buen sabor de boca de un contundente triunfo a domicilio. Con un nombre propio, Alderete, quien con coraje, centímetros y calidad se adueñó de las dos pinturas. Los baleares fueron sumando y sumando a partir de la superioridad ante un equipo muy disminuido por las bajas, que apenas opuso ganas y la calidad del joven Calero.

El colista arrancó con entusiasmo y poniendo un 4-4, pero ahí los menorquines comenzaron a marcar la pauta desde la fuerte presión en la defensa en zona, recuperando y anotando con sencillez. Parcial de 0-10 (4-14) con el talento de Jiménez, un triple de Tamayo y un dos más uno de un Sorokin que imponía su superioridad física en la zona.

Pero tras un tiempo muerto de Júnior, técnico de los locales, El Ventero impuso su ley también a partir de la defensa con un parcial de 11-3 que permitió al colista estrechar los márgenes al final del primer cuarto sólo a dos puntos, gracias al acierto desde el tiro libre y a una gran canasta de Diamond a treinta segundos del final. Se difuminó del todo el Hestia en los minutos finales del primer acto.

El segundo acto comenzaba con Villarrobledo on fire hasta completar la remontada 20-17, momento donde Jiménez lideró el despertar menorquín, con un parcial de 0-5. Se desató ahí un hermoso festival ofensivo de ambos, con triplazos y sucesivos empates, a 25 y 27. Otro canastón de Alderete desde la línea de tres obligaba al tiempo muerto local, y de ahí al descanso la mayor rotación, físico y calidad de los isleños se impusieron para un 33-41 en el intermedio.

El tercer acto comenzó con un gran parcial de 0-7 que cimentaban entre González y Alderete. Tiempo muerto local, pero Hestia Menorca con un Alderete muy enchufado rondaba ya la veintena de puntos de renta. Despertaban los locales con un chispazo en forma de parcial (7-0), pero Zamora y sus jugadores se volvieron a conectar. Problemas en un aro detuvieron el juego unos minutos, pero Menorca seguía imponiendo su ley.

Un dos más uno de Alderete en el primer compás del último cuarto devolvía una distancia de 18 a los baleares. Los minutos finales se fueron deslizando ya con todo listo. Al final saltaron a cancha los dos juveniles que completaban la convocatoria local y el triunfo cómodo se va hacia Bintaufa con una distancia final de veinte puntazos. Un alivio para los menorquines, que vuelven a la Isla con un triunfo muy necesario y vital de cara a seguir cimentando su nuevo proyecto en LEB Plata.