Pablo González Longarela, a punto de fintar e iniciar una penetración a canasta. | Gemma Andreu

1

Pablo González Longarela (Madrid, 2001) cumplirá una temporada más en el Hestia Menorca, en virtud del acuerdo de renovación que han alcanzado en las últimas horas club y jugador, según ha podido confirmar esta redacción. El nuevo trato, por medio del que el ‘2’ forjado en la cantera de Estudiantes consumirá su segundo año en la Isla, lo ha anunciado el club este viernes.

El joven escolta madrileño se incorporó al proyecto menorquín en verano del pasado año, proveniente del club del Ramiro, con cuyo equipo filial consiguió, siendo una pieza importante en ese éxito, el ascenso a LEB Plata en 2021. Durante la temporada 2022, recién terminada para el conjunto insular, Pablo Longarela ha avanzado un eslabón más en su progresión como jugador, disfrutando de su primera incursión en la tercera liga del país en las filas del Hestia Menorca, donde a las órdenes de Javi Zamora, con el que ya coincidió en la factoría del Magariños, ha promediado 10 puntos, más de dos rebotes y casi seis créditos de valoración en los 28 partidos en los que ha participado con el cuadro menorquín (todos), y en los algo más de 22 minutos que ha estado en pista por cita.

Características

Cifras al margen, el ‘2’ madrileño, de 1.90 de estatura y un reputado ‘prospect’ nacional (en órbita del ‘método FEB’, es un habitual en las convocatorias de las selecciones de formación; además ha sido reclutado para la preselección del combinado español 3x3 este verano) destaca en la cancha por ser un jugador de físico poderoso, gran vigor y potencia, y con capacidad para dominar varios registros y espacios de la cancha. La visión de juego y su intensidad son otras de las características que reúne.

Muy comprometido con el proyecto insular, que asimismo se eternizará en su hoja de ruta como su primera experiencia profesional lejos de su Madrid natal, Pablo González Longarela ha compaginado durante toda la temporada 2022 su actividad deportiva en el club menorquín con su formación académica, lo que en ningún caso ha supuesto una distracción y sí una inestimable contribución en su madurez y formación como deportista. De hecho, en el Hestia Menorca, además del aspecto deportivo, ponen en valor la calidad humana del escolta, un tipo que además acostumbra a generar cordialidad y ‘buen rollo’ en el vestuario.

Su renovación, además de ser el primer rostro que blinda el Hestia Menorca para el curso 2023, responde al planteamiento del club de dar continuidad a la base de equipo que se ha conformado a lo largo de los últimos doce meses, y que partiendo de cero logró devolver al equipo insular a la fase por el ascenso a LEB Oro.

En ese sentido, la intención del club que preside Oriol Segura es la de renovar al ‘bloque joven’ del grupo para amalgamar el proyecto del próximo curso. Y Pablo González Longarela ha sido el primero. El Hestia Menorca del futuro empieza a cobrar forma.

Al margen de intentar renovar a los ‘prospect’ nacionales que este año ha tenido en su plantilla, el Hestia Menorca tratará también de retener al base puertorriqueño Jhivvan Jackson, que se incorporó al proyecto en febrero. Por razones obvias no resultará una empresa sencilla y con esa perspectiva se abordará la negociación con el jugador y su agente. Jhivvan, por cartel y rendimiento, es un ejemplar de elevada cotización, y si bien la agilidad en los despachos del Hestia Menorca y su técnico, Javi Zamora, permitió reclutarle en mitad del curso 2022 (también favoreció a ello la situación en que se encontraba el jugador entonces), lograr su continuidad se presume complicado.