3

El Hestia Menorca sube de nivel. Así lo impone el descenso del Palmer Alma Mediterrànea Palma a LEB Plata, que se consumó en la velada del pasado viernes después de la derrota del equipo mallorquín en pista del Força Lleida (89-82), a falta de una jornada para que termine la Regular de LEB Oro.

Por añadidura, la caída del proyecto palmesano a la tercera categoría del país motivará que a partir de la próxima temporada, 2022-23, ningún equipo de las Illes Balears compita en una categoría superior a la del Hestia Menorca, que cumplirá un lustro en una LEB Plata que además podría contextualizar una situación inédita hasta la fecha, con la convivencia a la vez de un conjunto representativo de cada una de las tres principales islas del Archipiélago (Hestia Menorca en la Isla; Sant Antoni en Ibiza y el Palmer Palma en Mallorca), lo que hasta la fecha, desde que la LEB Plata fue alumbrada en 2000, nunca ha ocurrido.

Eso siempre que el club palmesano pueda articular su puesta en liza en esta categoría. No en vano, y si bien el descenso es muy reciente (no han discurrido ni dos días), desde el entorno del baloncesto mallorquín han deslizado en las últimas horas las no pocas dificultades que el Palma deberá sortear para poder activar un planteamiento de garantías en LEB Plata.

Una incógnita, la aparición del Palma en ‘Plata’ o en EBA en 2022-23, que se despejará en adelante, a medida que el verano avance, pero de lo que en ningún caso depende una máxima irrebatible; nada ni nadie en la latitud balear contemplará a partir de ahora al Hestia Menorca desde una atalaya superior.

Una circunstancia que si bien es cierto que no se ha materializado en virtud de una conquista deportiva, si abriga cierta cuota de mérito por parte del proyecto que se aloja en Bintaufa. A modo de paradigma en ese sentido; de haber descendido a Liga EBA este año el cuadro que dirige Javi Zamora, esa vitola sería inviable.

Y por otro lado, cabe poner en valor la coyuntura en función de otro prisma; desde que el Bàsquet Menorca nació en verano de 2016 nunca había disfrutado de la etiqueta de primer club de las Islas (el Palma ha militado en LEB Oro de modo ininterrumpido desde 2014), la misma que a partir de este fin de semana comparte con Sant Antoni Ibiza y Palmer Palma (de momento) y que quizá, siempre en parangón al comienzo de liga que ofrezca el Sant Antoni, incluso podría empezar a ostentar en solitario al poco de que empiece la próxima campaña en LEB Plata. El Hestia Menorca sube de nivel.