Xavi Hernández en su vuelta a Bintaufa con el Benicarló

Xavi Hernández ya tiene equipo para la próxima campaña. Después de un año en el Benicarló, el base nacido en Maó, quien ha estado meditando cuál iba a ser su siguiente paso, ha conseguido cerrar un acuerdo con otro club de LEB Plata, después de estar buscando diversas opciones en el mercado.

A la espera de que el fichaje se haga oficial, lo que si se conoce es que ese equipo jugará en el grupo Este, por lo que será rival del Hestia Menorca y el propio Benicarló, sus dos anteriores clubes.

Ésta no fue la primera oferta que Xavi recibió y, de hecho, llegó después de haber estado a punto de probar por primera vez fuera de España.

Tras muchos años de experiencia en la tercera división española, el jugador mahonés quiso cumplir una de las ilusiones que aún le quedan por probar y se planteó la opción de buscar fuera de la liga para escuchar ofertas por Europa.

Conjuntamente con su representante, Xavi se centró en la posibilidad de recalar en ligas exigentes del viejo continente, en países en los que el baloncesto fuera un deporte importante y con tradición y en los que se tomaran muy en serio las regulaciones, el cumplimiento de contratos y donde pudiera disfrutar de una buena calidad de vida.

Entre las naciones que cumplían con todos esos requisitos se encontraron con dos candidatas firmes: Austria y Alemania.

Equipos de sendas ligas mostraron mucho interés en él, hasta el punto de ofrecerle contrato a falta de que Xavi firmara. Hubo un equipo alemán que estuvo a punto de conseguir hacerse con el que es valorado como uno de los mejores asistentes de LEB Plata.

La propuesta de proyecto deportivo, una estructura sólida de club y una suculenta oferta económica hicieron que Xavi se planteara seriamente quedarse en tierras teutonas.

Sin embargo, varias circunstancias personales que no tuvieron nada que ver con lo deportivo ni el contrato, a la vez que la apuesta en firme del que será su nuevo equipo, le hicieron dudar y dejar a un lado esa propuesta para quedarse con la que cierra definitivamente el futuro próximo del director de juego insular.

Las ofertas del resto de equipos españoles no dejaron de llegar, y fueron valoradas por el canterano del CD Alcázar, pero no llegaron a convencerle tanto como la apuesta personal que ha hecho ese equipo en cuestión.

Ahora, está a la espera de que en este mes de agosto se anuncie su fichaje y poder así seguir su andadura por el baloncesto español, en la que será su novena temporada en LEB, aunque la opción de salir a jugar al extranjero no va a dejar de ser una posibilidad para futuras ocasiones.