Jugada que deparó este encuentro entre el Hestia y el Pinta B, ayer en Es Castell.  | Josep Bagur Gomila

0

Anoche se vieron las caras en la Zona Esportiva Sergio Llull de Es Castell los dos máximos    representantes del baloncesto menorquín masculino, como son el Hestia Menorca de la LEB Plata y el local Pinta B Es Castell de la Liga EBA. Un encuentro que sirvió ayer para inaugurar la nueva pista de parqué del ‘poli’ de la localidad de levante. Finalmente, el equipo de una categoría superior hizo cumplir los pronósticos y se acabó llevando con relativa comodidad este derbi insular de pretemporada, por un 62-81.

Un partido que el cuadro que dirige el madrileño Javier Zamora ya ganaba al descanso 32-44, después del parcial del primer cuarto de 17-23. Una victoria que supuso el estreno victorioso en pretemporada del Hestia Menorca, tras ceder ante los Liga ACB, Baxi Manresa y Bàsquet Girona, en el Torneig Ciutat de Maó.

Ayer en la renovada pista de Es Castell el cuadro local que prepara el mahonés Gino Rovellada dio la cara en todo momento, ante un gran número de aficionados que poblaron las granas del Pavelló.

Buen partido de baloncesto y un ambiente espectacular, en un choque clásico de la puesta a punto de dos equipos, si bien el Pinta B aguantó el tipo sobre todo físicamente, lo que, hasta cierto punto, sorprendió a los de Zamora.

Los errores de pretemporada y mucha pérdida de balón condicionaron en demasía a los locales a pesar de su buena cara y sensaciones, ante un Hestia Menorca sin duda más rodado y mejor, que ganó todos los cuartos, de nuevo con Tamayo y Alderete de principales estiletes.

El cuadro del Pavelló Menorca volvió a apretar los dientes atrás, subiendo y mucho las líneas de pase en defensa y corriendo, aún sin Nacho Arroyo ni con Slava Kravtsov, lesionado.

Pol Molins llega pero no juega

Este encuentro de rivalidad insular serviría también para ver por vez primera a Pol Molins con la vestimenta del Hestia Menorca. El catalán fue llegar a la Isla y estar a punto para defender los colores del cuadro LEB, donde jugará cedido esta temporada por el Bàsquet Girona de la Liga ACB, en busca de minutos y un mayor protagonismo. Sin embargo, ayer no llegaría a estrenarse.