Albert Torres, en el velódromo del recinto feriado de Múnich disputando el Campeonato de Europa. | RFEV

0

Está siendo una empresa hartamente difícil, pero Albert Torres sigue con la esperanza de poder subirse a un escalón del podio en este Campeonato de Europa 2022 celebrado en Múnich.

Ya lo ha conseguido anteriormente, hasta en siete ocasiones, en las distintas modalidades en las que es habitual la participación del menorquín, y esta vez ya solo le queda una oportunidad de hacerlo.

Tras un 2022 en el que Albert ha cumplido su sueño de disputar un Tour de Francia, el ciclista del Movistar Team se reencontraba con la pista, terreno que no pisaba desde la conclusión de los Juegos Olímpicos de Tokio, el pasado verano.

Desde entonces, el calendario del ciutadellenc se ha centrado en la carretera, acumulando kilometraje en sus piernas.

Tal ha sido ese desgaste, además de tanto tiempo de desconexión en su disciplina por excelencia, que las sensaciones no están llegando a ser las que nos tiene acostumbrados a presenciar.

En la jornada del sábado, Albert solo pudo alcanzar el undécimo puesto en la prueba de Scratch, después de haber intentado una escapada a falta de seis vueltas, que fue neutralizada privándole de la medalla de bronce.

Anteriormente, tanto en Persecución por equipos como en Puntuación, Torres tampoco pudo llegar a ninguno de los tres puestos que acreditan medalla, quedando a dos décimas del corte de la primera ronda en la primera prueba mencionada y logrando la séptima posición en la segunda.

Este martes se enfrentará a la prueba definitiva, el Madison, junto a Sebastián Mora, para reeditar el oro de 2020 en Bulgaria.