Elliot conduce el balón perseguido por un rival | David Arquimbau

0

Constància y Montuïri, dos conjuntos con solera, uno más que otro en la tercera balear, y de distinto perfil, son los rivales a superar para el Mercadal y el Penya Ciutadella en una jornada en la que unos persiguen la reacción y otros la continuidad.
No fue el Miquel Pons el escenario propicio para que el Mercadal estirara su racha triunfal. Derrota dolorosa, por el partido realizado, pero menos. La gran igualdad que reina propicia que la clasificación no se acabe de romper y un resultado negativo queda algo minimizado por este equilibrio. Fasta que llegue el corte, y aquí es donde deberá estar –si se produce – el Mercadal que cierra ante el Constància una fase más complicada de la liga. Un rival que no ha ganado a domicilio pero que solo ha caído en una ocasión como visitante y que viene de tumbar al Formentera. Es una buena ocasión para medir la respuesta rojiblanca tras una derrota.

Para Lluís Vidal «son tres puntos muy importantes, dejaríamos al Constància a cinco, un equipo que al final será de los que estará arriba» indica el técnico que relativiza el encuentro perdido ante el Binissalem «sabíamos que podía pasar, no eran puntos claves aunque de sacarlos nos habría dejado en una situación inmejorable; no era el partido que nos hacía más daño». Sobre el cuadro de Guillem Llaneras, que cuenta en sus filas con el mahonés Ignasi Dalmedo, Vidal habla de «un equipo con alternativas, dos centrales con oficio, dos bandas con llegada y calidad». Bernat, Óscar, Contreras, Plata, Menut, Chus Seco, son algunos de los futbolistas que componen la nómina del Constancia. Cuestionado por si el equipo necesita recuperar la versión ofrecida ante el Mallorca B, el preparador apunta que «necesitamos ganar y la mejor forma es salir con intensidad y competir». Robert por sanción y Franco con un esguince de rodilla, son las únicas ausencias.


Penya

En el camino correcto anda el Penya Ciutadella. Tras su sonora victoria frente a la Peña Deportiva, el conjunto gualdiazul quiere aprovechar su momento dulce para seguir sumando puntos. El conjunto de Pere Vadell visita a un irregular Montuïri que no ha sido capaz de ganar en casa sumando a domicilio 13 de los 17 puntos que tiene. Para el preparador de Es Mercadal será «un partido difícil, intentaremos aprovechar nuestro buen estado ante un rival que recibe pocos goles y que cuenta con gente veterana».

El Penya quiere seguir aumentando su caudal de puntos en una liga que Vadell considera que «será igualada hasta el final, no creo que se rompa, los grandes pierden puntos, todos pueden ganar a todos. Es mi lectura, está muy equilibrada, habrá que seguir trabajando mucho y no bajar la guardia».

En el capítulo de novedades, a la consabida baja de Josep Sales y la de Aitor por acumulación de amonestaciones, se unen las dudas de José Enrich y Raúl Capó que han estado entre algodones a lo largo de la semana. En el conjunto que prepara Paco Esteban, vuelven tras cumplir sanción Nene y Javito.