Dani Marquès lanza un pase cruzado ante un jugador del Montuïri Soledad. | MIQUEL A. BORRAS

0

Goles
0-1 minuto 44, Zurbano.
0-2 minuto 88, Miquel.

El Penya Ciutadella sigue en racha y ante el Soledad Montuïri lo ha vuelto a demostrar. El equipo de Pere Vadell ha vuelto a poner en práctica ese planteamiento que tantas veces ha puesto de manifiesto lejos de Son Marçal en las últimas temporadas y que tan buenos resultados le ha dado. Es decir, seguridad defensiva, ahogar los recursos del rival hasta aprovechar el error o encontrar el premio a la contra. Y como en muchas ocasiones, este domingo ha vuelto a llevar la firma de Javier Zurbano, secundado por Miquel en las postrimerías del encuentro, cuando el bando local ya jugaba con nueve por las expulsiones del capitán Javi e Ivo.

El partido ha arrancado con el guión previsto. El equipo local se ha hecho acreedor del balón y la iniciativa y ha tratado de imprimir ritmo y velocidad al encuentro ante un Penya que ha salido con la idea de mantener las líneas juntas, evitar los espacios y esperar su oportunidad en velocidad, con Zurbano como única referencia arriba. Con apenas un disparo entre los tres palos para cada equipo, Pere Vadell le ha ganado la partida táctica a Paco Esteban en los primeros cuarenta y cinco minutos, ya que aparte de maniatar el ataque mallorquín, aprovechó el error del guardameta local, que tras un mal saque propició el mano a mano de Zurbano.

El Penya ha mantenido el nivel defensivo exhibido en la primera mitad y ha vuelto a abordar cualquier conato de peligro sobre la portería de David, aguardando el momento preciso para montar una contra que resultará letal. En el minuto 65 se ha producido la única escisión en la zaga amarilla, lo que aprovechó Gero para plantarse sólo ante David aunque su definición en el mano a mano, acción similar al gol de Zurbano, rozó el palo.

Con dos jugadores menos, ha sido cuestión de tiempo que el colectivo de Ciutadella zanjara el partido. En la primera acción que el equipo ha salido en velocidad, Miquel ha culminado una jugada por la derecha con una vaselina que acabó con las esperanzas de los mallorquines. Cuarto triunfo en los últimos cinco partidos de los de ponent (0-2).