Luis Martínez, autor del gol del Mercadal, intenta regatear al defensa del Felanitx Nico Mercadal | Pere Bota

0

Es para estremecerse. La historia volvió a repetirse para el Mercadal con un final cruento e injusto por los méritos contraídos por los pupilos de Julián Calzada frente a un Felanitx al que únicamente le había «mojado la oreja» el Collerense en su campo (2-2). El resto de compromisos como local, cinco, los contabilizaba por victorias. Un error de Jandro con el tiempo añadido prácticamente agotado permitió al goleador felanitxer Nico Rubio (10) rematar de cabeza en el área pequeña para marcar un gol que no hace sino hurgar en la herida del infortunio. El Mercadal suma su quinta derrota por la mínima y a última hora.

El partido en sí fue muy disputado, con un Mercadal cuyo juego para nada reflejó su posición en la tabla y que le jugó de tú a tú al Felanitx. El 'once' rojiblanco fue a por el partido desde el pitido inicial, aunque en el primer cuarto de cada periodo le costó deshacerse del acoso mallorquín. De ahí llegó el 1-0, minuto 15, tras un doble centro Tomeu Galmés conseguí remachar al fondo de la portería.

El Mercadal tuvo la mejor de las reacciones, se asentó sobre el terreno de juego, se hizo con el control del esférico y progresó hacia la portería de Mateu, generando incluso segundas jugadas. Apenas superada la media hora, y tras malograr un par de ocasiones, Raúl Villalonga envía un centro demasiado pasado que Guillem consigue rectificar con precisión para que Luis Martínez marque su tercer gol de la temporada. El encuentro derivó en un tramo equilibrado, sin excesos ofensivos, aunque con alguna salida al contraataque del Mercadal que pudo dar sus frutos.

Tras el descanso, el Felanitx protagonizó una nueva salida fulgurante, que sin embargo el conjunto menorquín logró atajar y los hombres del experimentado Jaume Mut apenas crearon peligro sobre el área visitante. El Mercadal se recompuso y hubo intercambio de golpes en formar de oportunidades que no se aprovecharon. El partido se encaminaba hacia la igualada definitiva, los técnicos habían realizado todos sus cambios, cuando con el tiempo añadido en sus últimos segundos un balón muy bombeado sobre el áera pequeña mercadalense no acierto a rechazarlo Jandro y Nico Rubio, quién si no, cabeceaba al fondo de la portería. Mazazo. El Mercadal encajaba otra derrota dolorosa tras realizar una labor destacada que le mereció hacerse, como mínimo, con el primer punto a domicilio.

Los cambios introducidos por Julián en el once no solo no alteraron, si no que mejoraron el rendimiento del equipo, que no pudo quitarse la careta de la frustración y que el domingo (12 h.) recibe al Collerense en un partido ahora sí vital.