Romero, en mayo de 2019, tras ganar su última liga | Javier Coll

2

Un sexenio en San Carlos. El entrenador local Juan Romero Andreu (1973) continuará al frente del equipo de regional de la UD Mahón la próxima temporada, que será la sexta consecutiva que agote en el banquillo unionista según el acuerdo de renovación alcanzado por el técnico con el recién nombrado presidente del club gualdiazul, Dino Gelabert-Petrus, y confirmado por el propio Romero en estas páginas –en principio, la Unión hará oficial el trato en las próximas horas.

Esta operación, que trasciende como la primera que acomete Gelabert-Petrus como dirigente unionista, ratifica la confianza que la entidad alojada en ‘Ses Tanques del Carme’ proyecta sobre un entrenador incorporado en verano de 2015 por José Saavedra y cuya labor, a pesar del irregular curso anterior, ha resultado notable en cuanto a registros, permitiendo al histórico club de Maó, en un ámbito insular, reverdecer viejos laureles –no en vano, con Romero en la banda, la Unión consiguió quebrar un periodo de más de dos décadas, de 1993 a 2017, sin conquistar título alguno– y volver a pelear por un ascenso a Tercera División (lo que alcanzó en dos oportunidades; en 2017, con eliminación consumada en los despachos, y en 2019, con el Son Verí como verdugo).

El preparador, forjado como jugador y técnico en el CD Menorca –al margen de atesorar otras experiencias en su recorrido deportivo–, se siente «muy a gusto en la Unión», y en ese sentido destaca que «no es muy normal que un entrenador esté seis temporadas seguidas al frente de un mismo equipo», lo que delata, entiende Romero, un sentimiento recíproco, «puesto que por muy a gusto que esté yo, el club también debe estarlo, y cuando es así es lógico que las dos partes queramos seguir trabajando juntos», abunda el técnico al respecto.

Romero, «consciente» de que en el ejercicio previo, más allá de su extraño cierre a causa de la crisis sanitaria provocada por el coronavirus, «las cosas no rodaron muy bien» –el equipo no alcanzó las semifinales de Copa y terminó la liga lejos del líder y posterior campeón, el Mercadal–, desprende máxima motivación de cara al venidero curso, en el que garantiza una Unión de lo más competitiva.

«Esto es fútbol, a veces las cosas van mejor, otras peor, pero tenemos ilusiones renovadas para intentar hacer un buen año y cumplir los objetivos de la Unión, que son luchar por ganar los títulos que jugaremos, siempre sabiendo que nos encontraremos con rivales muy duros, y si es posible, luchar por el ascenso a Tercera División», revisa Romero, que augura un colectivo «competitivo», que «mantendrá» la estructura de tiempos recientes, esto es, que proseguirán «los jugadores más importantes que hemos tenido en las últimas temporadas», lo que se aderezará con la llegada de «gente joven más otros elementos con experiencia en la categoría», observa el técnico mahonés, en suma «muy satisfecho» con la perspectiva de plantilla que atisba en el horizonte inmediato.

Entrenamientos

Por último, Romero admite que si las autoridades lo permiten y siempre cumpliendo los rigurosos protocolos que exige ‘la nueva normalidad’ derivada de la pandemia del coronavirus, el primer equipo unionista reanudará la actividad en julio, con un plan de trabajo relacionado con la apertura, en agosto, de la pretemporada 2021, «ya que los chicos llevan mucho tiempo sin hacer nada y además hay que prevenir posibles lesiones provocadas precisamente por ese periodo prolongado de inactividad», termina Juan Romero, que cumplirá un sexenio al frente de la Unión.