El Mercadal ha perdido 2-1 frente al Porreres. | Laura Becerra

21

El CE Mercadal dijo adiós a la fase de ascenso a Tercera División a las primeras de cambio. El equipo de Pere Vadell se vio superado por el Porreres, séptimo clasificado de Mallorca, con dos goles en la segunda parte que pusieron muy cuesta arriba el pase a la final. El gol de Samu en los últimos minutos reportó algo de esperanza pero fue insuficiente para seguir con vida en este play off exprés. Los rojiblancos cuestionaron el arbitraje y algunas decisiones que pudieron cambiar el signo del partido.

Pere Vadell alineó de salida un 1-4-2-3-1, con Cris en portería, Eric, Biel, José y Toni en defensa, Raúl y Robert en el doble pivote, Guiem y Rubén en las bandas, con Miquel en la media punta y Elliot como jugador más avanzado. El Porreres, consciente de que sólo le valía el triunfo, optó por un 1-4-4-2, con mucha intensidad en el inicio, tratando de percutir una y otra vez por la banda izquierda, buscando la velocidad de Adri,su jugador más desequilibrante. Superado el primer cuarto de hora, el conjunto de Sant Martí empezó a estirar las líneas, buscando las bandas y la velocidad de sus jugadores de ataque. Los de Sant Martí reclamaron varios penaltis, el más claro uno sobre Rubén tras una buena triangulación, y goazron de dos aproximaciones con peligro, una falta lateral que no encontró rematador y un disparo de Guiem que puso a prueba a Sebastià. Los mallorquines sólo inquietaron a Cris a balón parado y con un disparo con más intención que puntería de Vadell al filo del descanso.

Tras el paso por los vestuarios y una primera mitad donde se impuso el miedo a perder, el partido ganó en emoción y en acciones reseñables. La primera, un mano a mano de Elliot en el minuto 58 que podría haber encarrilado la eliminatoria. Sin embargo le ganó la partida Tià y fue el preludio del 1-0, una pérdida de balón en el centro del campo y un rápido contraataque que culminó Adri. El escenario cambió para el campeón de Menorca, que en ese momento se vio contra las cuerdas y obligado a marcar. El equipo entendió el nuevo rol que requería el envite pero diez minutos más tarde, un rechace tras una falta en la frontal dilapidaba muchas de las opciones de seguir con vida en el play off. Con poco margen de maniobra, Vadell movió el banquillo y el sistema, lo que reportó el tanto de Samu. José, en varias acciones a balón parado, lo intentó pero la suerte fue esquiva y el equipo regresó de vacío.

La eliminatoria para jugar la próxima edición de la Copa del Rey ante el Sant Jordi -y en caso de ganar, ante el Cardassar- será el próximo reto antes de poner el punto y final a la temporada.