La distancia entre Melià y Delicado –al fondo– ya es insalvable. | Gemma Andreu

3

Nuevo incendio en Es Castell. Joan Melià cesó el martes por la noche de todos sus cargos –entrenador del equipo juvenil y director deportivo– en el Atlético Villacarlos, a decisión de la entidad, sustentada en varios motivos, según explica su propio presidente, Manolo Delicado.

El hasta ahora delegado en el conjunto sub 19, Santiago Rodney Lorenzo, se hará cargo de la dirección del mismo para lo que resta de curso –el descenso es ya inexorable–, mientras que Xisco Pallicer, nombrado hace algunas semanas coordinador de cantera del club, incrementará el radio de alcance de sus funciones, que abarcarán la totalidad de categorías convirtiéndose así en el remplazo de Melià en la dirección deportiva del Villacarlos, confirma el dirigente.

Delicado, que durante estos días cumplirá dos meses al frente del Atlético Villacarlos, cuya presidencia asumió en lugar de Joan Quevedo –destituido por la junta directiva que ahora él encabeza, y en la que entonces era tesorero, a mediados del pasado mes de enero–, en manifestaciones para este diario explica que la naturaleza de su empleo presidencial reclama «la toma de decisiones», si bien quiso matizar que no le agradan «este tipo de situaciones», en clara alusión al despido de un técnico por el que apostó de modo plausible hace unas pocas semanas como rostro fundamental y piedra angular de su proyecto –de hecho, Melià aceptó la propuesta para compaginar la dirección deportiva del club y el banquillo de División de Honor Juvenil en los albores del pasado mes de febrero.

Lea la noticia completa en la edición impresa del 15 de abril en Kiosko y Más