Miquel Capó, en Felanitx, tratando de retener a un rival. | PEPSILA

0

El irregular CE Mercadal se cita esta tarde en la Ciudad Deportiva Antonio Asensio de Palma de Mallorca para medirse e intentar tutear y, por qué no, vencer, al flamante líder de la Tercera División, el RCD Mallorca B, en el que se encontrarán bajo palos al prometedor guardameta insular, Àlex Quevedo. La escuadra que dirige Pere Vadell se las ve ante el    líder intratable de la categoría y que llega de sufrir en feudo del Son Verí (1-2), pese a que prosigue con su marcha triunfal, con doce triunfos y dos derrotas, para ningún empate.

Todavía sin la presencia del goleador ciutadellenc David Camps –aún renqueante del esguince de tobillo sufrido hace dos semanas en Son Servera–, los mercadalencs, que tendrán la duda hasta última hora del también ‘tocado’ del Santanyí, Elliot Galán, viajan a Palma sin complejos y dispuestos a aguar la jornada a los bermellones para intentar salir de esta séptima plaza por abajo que no te salva todavía.

Miquel Capó

Miquel Capó, uno de los veteranos del equipo rojiblanco y pieza indispensable en la retaguardia de Vadell, habló ayer con este diario de la situación del Mercadal y del partido de esta tarde en Palma. El defensa mahonés cree que el equipo llega a la cita tras una semana positiva de trabajo. «Una dinámina de entrenamientos correcta, a pesar de las inclemencias meteorológicas, con la gente metida. En el aspecto moral, somos conscientes de que si somos capaces de tener la portería a 0, nosotros marcamos casi siempre y esto aumenta las probabilidades de victoria», analizaba en voz alta, Capó. El menorquín, titulado como entrenador y con experiencia amplia en banquillos sénior, es consciente de qué no ha permitido todavía al Mercadal coger carrerilla en la clasificación y distanciarse de la zona caliente de Tercera. En palabras de Capó, «los errores individuales en momentos puntuales nos han salido muy caros y en una liga tan competitiva como esta, en la que descienden hasta siete equipos, se hace necesario mantener la concentración los 90 minutos», señalaba en la víspera de la visita al filial bermellón. «Sabemos que el Mallorca B es el líder, filial de un Primera División y que cuenta con grandes jugadores. Nosotros vamos hoy con la idea de que si hacemos un partido serio siempre es posible poder puntuar y, por qué no, pensar en la victoria», se sinceraba el sobrio central rojiblanco, que opina sobre la realidad de que este Mercadal tiene más opciones de vencer ante equipos grandes que ante los de su talla. «Creo que no es lo mismo llevar la iniciativa del juego, que jugar a verelas venir. Y a nosotros nos van mejor los equipos que dejan espacio a sus espaldas y que jugan a ser dominadores del juego», cerraba.