Imagen del seleccionador español, Luis Enrique Martínez, a su llegada a Jordania para disputar el último encuentro previo al Mundial de Qatar 2022. | HANDOUT

Luis Enrique Martínez, seleccionador español, habló sobre su nueva faceta de 'streamer', calificativo que aseguró tiene que ganarse, con unas primeras sensaciones positivas que le invitan a pensar que «debería haber empezado antes», ya que aseguró que desde que ha estrenado su cuenta en Instagram y anunció directos en Twitch, cada vez que abre su móvil le «salen corazones por todos los lados».

Se sintió atacado Luis Enrique tras el turno de preguntas de la prensa local jordana, cuando la primera de los enviados especiales españoles fue sobre su anuncio antes del Mundial de convertirse en 'streamer' en plena competición. «El vídeo es lo suficientemente claro y no tengo ninguna intención de pronunciarme sobre este tema. No voy a hacer spoiler. En la primera pregunta, veo que estáis sufriendo, como que os voy a atacar, yo no tengo nada contra la prensa, mi relación va a ser la misma, intentar trataros con educación y respeto», manifestó cambiando el tono de su comparecencia. «No me he quejado, sé el papel que hago porque llevo muchos años en el fútbol. Lo expliqué en el vídeo de la mejor manera que puedo. A alguno no le gustará pero no pretendo gustar a todos. Ahora tengo followers y suscriptores que no les puedo hacer spoiler. Cuando me ponga a stremear tendréis material para decir lo que queráis», añadió.

Noticias relacionadas

Luis Enrique no desveló nada del contenido que ofrecerá en sus directos ni de los temas que responderá o ignorará. Dejó claro que da el paso para estar al día del avance en la forma de comunicarse de la sociedad y con la intención de pasar buenos momentos con aficionados. «Es un experimento que pienso disfrutar al máximo. Estos días lo estoy disfrutando cantidad, la conexión con la afición. Abro el móvil y me salen corazones por todos los lados. Quizás tenía que haber comenzado antes», confesó.

«Todavía no soy streamer, ya veremos si me gano el calificativo. Respeto mucho todas las nuevas plataformas, comunicaciones, a los streamers. He hecho un vídeo como me sale a mí, me gusta tratar las cosas con humor pero no pienso polemizar ni quiero controlar lo que diga. No tiene nada que ver con mi profesión, es una cosa nueva, un experimento, no dependo de nadie y en el momento en el que me aburra, me marcho. Libertad total, lo que he recibido hasta ahora es maravilla, ojalá hubiese empezado antes. Habrá haters pero estoy cansado de verlos en el fútbol, no pasa nada».