El centrocampista danés Christian Eriksen, junto a Kjer en un entrenamiento de su selección.

Estadio Parken. 12 de junio de 2021. Eurocopa 2020. Primera jornada del grupo B. Duelo nórdico. La gran estrella de Dinamarca, Christian Eriksen, caía desplomado. Minutos en los que estuvo al borde de la muerte. La tragedia sobrevoló el mundo del fútbol. Más de 500 días después reaparece en el gran escaparate en el duelo de Qatar 2022 contra Túnez.

La imagen del jugador danés desplomándose cuando iba a recibir un balón en un saque de banda, y los minutos interminables impactó al graderío en el que se hermanaron las dos aficiones en una auténtica lección de comportamiento a todo el mundo. Afortunadamente la rápida y eficaz actuación de los servicios médicos en el mismo césped permitió reanimar al mediocampista de Middelfart, cuya fortaleza le permitió no solo recuperarse, sino volver a sentirse y ser futbolista en el Brentford y luego en el Manchester United y en la selección.

El de este martes, en el estadio de la Ciudad de la Educación, será el partido del reencuentro de Eriksen con una gran competición. Será su tercera fase final mundialista, tras haber jugado seis partidos entre Sudáfrica 2010 y Rusia 2018. Pero esta es especial. Es su regreso.

«Es muy especial para mí poder jugar esta Copa del Mundo. Es algo que ya hice, pero estoy muy contento de poder volver», ha reconocido Eriksen estos días en Doha, aunque no obstante ha asegurado que desde que sufrió el paro cardíaco aprecia más la vida y a su familia y que el resto «es secundario».

Era y es el abanderado de la 'dinamita roja' de Kasper Hjulmand, un equipo en constante crecimiento los últimos años dispuesto a reverdecer viejos laureles, clasificado sin grandes problemas para Qatar 2022 por delante de Escocia, Israel y Austria, y que pretende ser una alternativa a las grandes favoritas.

Experiencia tiene Dinamarca, desde la portería con Kasper Schmeichel, hasta la punta de ataque, en estas lides. Su potencial es notable, como ha quedado demostrado en los últimos tiempos. Numerosos jugadores en equipos de las grandes ligas y con una participación importante. Decir que parte como favorita en este partido y como gran rival de Francia, la defensora del título, para encabezar el grupo D, que completa Australia, es casi obvio.

Pero también está claro que esta condición la debe mostrar en el césped del estadio Ciudad de la Educación, donde tiene que imponer la clase de su medio campo y su capacidad de desborde ante un rival como el tunecino que a priori intentará pertrecharse con orden en su campo y aguardar a alguna contra. El conjunto de Jalel Kadri, que se encomienda al bloque y al talento de los Youssef Msakni y Wahbi Khazri, necesita mejorar su rendimiento respecto a la decepcionante última Copa de África e incluso al amistoso de septiembre ante Brasil, en el que la Canarinha le vapuleó por 5-1.

Intensidad, orden, ayudas, todo será poco para que Túnez plantee dura batalla a Dinamarca, obligada a abrir bien el campo con los laterales, sobre todo con Joakim Maehle, un 'carrilero' que llega muy a menudo al gol, entre líneas con la visión de Eriksen e incluso el sevillista Thomas Delaney y en punta con jugadores ya hechos como el también atacante del cuadro andaluz Christian Dollberg, Yussuf Poulsen o Andreas Skov Olsen.

Alineaciones probables:

Dinamarca: Schmeichel, Wass, Kjaer, Christensen, Maehle, Eriksen, Delaney, Hojbjerg, Skov, Dollberg y Damsgaard.

Túnez: Dahmen, Drager, Talbi, Bronn, Abdi, Laidouni, Skhiri, Chaalafi, Slimane, Msakni y Khazri.

Árbitro: César Arturo Ramos (MEX).

Estadio: Ciudad de la Educación

Hora española: 14:00