El barco líder de la competición de Maó tras la primera jornada, el ‘Alegre’ –el que está más a la izquierda en la fotografía–, pasando cerca del faro de la Illa de l’Aire, junto a otros dos contrincantes en la Isla, ‘Gladiator’ y ‘Platoon’ | Nico Martimez/52 Super Series

0

«Alegre» es el primer líder de la Menorca 52 Super Series Sailing Week. El velero del armador Andrés Soriano ganó la única manga que se pudo disputar este martes debido a unas condiciones de viento muy flojo y variable y volvió al Club Marítimo de Mahón en cabeza de la flota. En posiciones de podio le acompañan el «Bronenosec» y el «Phoenix».

La salida de la primera y única manga se dio puntual a las 12.30 horas, aprovechando unas condiciones mínimas para hacer una regata. Había seis nudos de viento del norte que roló un poco a la izquierda tras el primer tramo de popa. Las condiciones fueron muy cambiantes de intensidad y rumbo de viento, lo que hizo que todos los barcos tuvieran que afinar al máximo su táctica. En la salida, los que partieron desde el comité estuvieron mucho más comprometidos por el tráfico que había en ese lugar. «Quantum» y «Vayu» hicieron un fuera de línea y el barco americano tuvo problemas para volver a pasar por la línea de salida al estar empotrado en la flota. Ese tiempo que tardó en regresar fue crucial y desde ese momento ya no pudo recuperar posiciones.

Los que partieron por el lado del visor tuvieron más espacio para navegar y algo más de viento, dentro de lo poco que había. «Phoenix» fue el más regular en la manga y pasó primero por la boya de barlovento seguido de «Paprec» y «Gladiator». En la primera popa fue el «Alegre» el que mejor leyó el campo de regatas al pasar de un séptimo arriba a un segundo en sotavento. Y ya en el segundo tramo de ceñida el barco de Andrés Soriano se encaramó a la primera posición que ya no dejó. También hizo una buena remontada el «Bronenosec» de Vladimir Liubomirov, que terminó segundo mientras que el sólido «Phoenix» de Tony Norris y «Ed Baird» hizo un buen tercero.

En la gomona de apoyo de «Alegre» se encuentra el regatista local, Damián Borrás, que hace de consultor del campo de regatas. Su amplio conocimiento de las aguas y vientos locales tuvieron mucho que ver en la acertada táctica que siempre tuvo el velero de Soriano que cuenta con una tripulación muy experimentada. Este triunfo del velero radicado en Valencia es su primero de esta temporada y le mantiene en la lucha por el triunfo en la temporada.

Reacciones de protagonistas

«Alegre» no ganaba una manga desde marzo de 2019 en Cape Town y se fueron a casa este martes siendo líderes en la general del circuito, dándose una gran alegría. Mateo Aguardo, su proa explicaba: «Ha sido un día de viento ligero, algo que no habíamos entrenado aquí. Queríamos salir a la derecha y lo hicimos libres. De la regata no puedo decir mucho porque en la primera ceñida íbamos cinco abajo y no vimos nada». Pero en la primera popa, «hicimos un trabajo increíble y ha sido un día muy bueno. Sí, puede ser que sea la primera vez que estamos liderando una regata de 52 Super Series. Esto es anécdota pero estamos bien en la general y esto nos demuestra que nuestro objetivo de ser constantes se está consiguiendo este año», señalaba, en el puerto.

La cruz de la jornada la protagonizó el «Quantum Racing», que hizo un último en la manga. El velero americano penalizó duramente su salida prematura y nunca pudo recuperar posiciones en la flota. Los americanos, uno de los grandes favoritos al triunfo en Menorca, van a tener que remar muy duro para recuperar los puntos que hoy se han dejado en el campo de regatas.

Bruno Zirilli, navegante del «Bronenosec», explicaba que «ha sido un día muy complicado para competir, con cambios de dirección de viento y pozos lo que te hacía pasar en minutos de estar en una buena situación a otra crítica. Hicimos una buena salida y hemos tomado unas decisiones mágicas para recuperarnos después de un primer cambio de viento que nos perjudicó. Es bueno estar segundo y el barco va muy bien». Para hoy, «parece que el día será más ventoso, ayer las olas comenzaban a llegar del norte, por lo que podemos pensar en un típico día de Maó, con 15 nudos y buenas olas».

Ed Baird, táctico del «Phoenix», decía, ya en tierra, que «tuvimos una salida buena. Desde el pin pudimos tener un inicio limpio y eso nos ayudó mucho a estar en una buena posición en la regata. Ha sido un día con muchos momentos dramáticos en el agua por las condiciones tan inestables. La cosa cambiaba cada minuto y había que estar muy pendiente. No te podías relajar. Estar segundos es una buena posición para salir mañana al agua».