Caras largas y de decepción en Ana B. Pérez y Danira Costa, ayer en Las Palmas | Diana M. Lacapria

0

IBSA Las Palmas 3 (23 | 28 | 25 | 25 | 15) 
Avarca de Menorca 2 (25 | 30 | 12 | 16 | 10) 

El Avarca de Menorca fue presa del cansancio y dejó escapar una victoria que tenía suya, dejándose vencer en el tie break frente a IBSA 3-2. Y eso que se puso 0-2 en el marcador. La clave estuvo en el segundo set, con 14-23 para las visitantes. El Avarca se confió y dio muestras de que podía perder. Se terminó llevando el segundo set con sufrimiento pero esta reacción local fue el acicate de lo que vendría después. Las tres mangas ganadas por las canarias fueron incontestables y no tuvieron nada que ver al inicio del encuentro. 

El primer set comenzó con las menorquinas marchándose. Remates de Brun pusieron el 4-6. Las locales reaccionaron con Manzano y Meñana, llegando al primer tiempo técnico 8-7. El set era igualado pero las canarias dominaron 13-10, obligando a Llorens a pedir tiempo muerto por un parcial de 5-3. Este parón resultó positivo porque al cabo del segundo tiempo técnico el luminoso señalaba 15-16. Después de un intercambio de saques, las bermellonas lograron un 0-3 con remate final por 4 de Gómez, ganando el primer set.

El segundo nació con remates de Brun y Bea para que el Avarca gozara de rentas amplias de 4-8 y 8-16 en el segundo tiempo. Parecía empresa fácil para las visitantes que se iban a adjudicar el segundo set cuando con el 14-23. No obstante, IBSA tiró de coraje para asestar un 7-0. Los remates menorquines por 4 eran muy débiles y bien defendidos por las locales (25-25). Sin embargo, Avarca estuvo más certero en los instantes decisivos para salvar una manga que se presumía ganada. Fue el principio del fin.

El tercer set fue igual que el segundo pero a favor de las canarias. Las pocas rotaciones del Avarca provocaron mucho desgaste en las jugadoras de Llorens, que notó en exceso el varapalo moral que supuso tener el partido controlado y dejar que sus rivales se creciesen. Así, el tercer periodo no tuvo más historia (25-12).

En el cuarto las locales se marcharon pronto en el marcador (12-6). El Avarca de Menorca, sin jugadoras para poder cambiar, no pudo frenar el ímpetu local a pesar de que el entrenador paró el partido para hacer reaccionar a las suyas. Al cabo del segundo tiempo técnico, el marcador era de 16-10. Las variantes ciutadellencas fueron muchas pero Meñana dañó tanto desde zona 2 como de zona 4 e hizo sangre a unas bermellonas en las que tanto Raquel Brun como Rocío Gómez no estuvieron acertadas topándose con uno y otro bloqueo y terminando con 25-16.

Muerte súbita en contra
En la muerte súbita, las de Gran Canaria salieron más motivadas dejando encarrilando el quinto acto y el encuentro en los primeros compases (8-4 en el primer técnico tiempo muerto). El Avarca fue a remolque y se antojó imposible. Primera victoria para el IBSA y un punto para Avarca Menorca en esta liguilla por el título.