Bep Llorens se dirige a sus jugadoras durante un partido. | Josep Bagur Gomila

0

El Avarca de Menorca afronta entre hoy y mañana en tierras catalanas los últimos tests preparatorios antes de su estreno en competición oficial, que será en la semana posterior en la Isla ante el Alcobendas madrileño. Después de registrar un saldo negativo en sus primeros compromisos de verano -más en registros que en sensaciones-, el Avarca, que empinó el rumbo con la conquista el fin de semana anterior del Ciutat de Palma doblegando al Cide (conjunto de la Superliga 2), tratará de abundar en su puesta a punto en cuatro duelos de exigencia.

Ultimar detalles, probaturas... el laboratorio del Avarca, en el que también es fundamental acelerar el encaje de la brasileña Dalliane Dias en su estructura, se adentra en su fase final para dar con la puesta idónea en el debut liguero. La expedición menorquina llegó ayer al anochecer a Barcelona, desplazándose directamente a la residencia Blume, donde ha dispuesto su cuartel general para hoy, a partir de las 11 horas, dirimir ante el Barça, convertido ya en un clásico rival insular en tiempos recientes, su primer amistoso de esta mini gira catalana. El duelo se disputará en el Pabellón Hospitalet Nord, que también dará cobijo al segundo partido, también hoy, después de almorzar, ante el Haro (16.30 horas).  

Mañana domingo, el Avarca completará su 'mini gira' en Catalunya con otros dos duelos, en Ametlla del Vallès y ante idénticos rivales. A las 10 horas rivalizará con el Barça, y a las 11.30, con el Haro. El equipo ha previsto su regreso el lunes por la mañana.