0

El Avarca de Menorca no pudo contener la superior y más compacta versión de equipo que acreditó el CVB Barça, y claudicó ante el conjunto blaugrana en la final del Torneig Internacional Ciutat de Barcelona, celebrada ayer a mediodía en el Poliesportiu La Molina, en la capital catalana (3-0).

El equipo que dirige Bep Llorens arrancó el partido ‘tarde y mal’, con evidentes problemas de recepción en el grueso del primer set y gran parte del segundo, lo que condicionó el desarrollo del partido y su posterior desenlace.

El cuadro de Ciutadella entregó la primera manga por un contrario 25-21, y la segunda por un más apretado, pero también adverso, 27-25. El 25-22 con el que finalizó el tercer set resolvió la cita y certificó la victoria del Barça. Al margen de sus problemas de recepción, el Avarca adoleció de falta de acierto en su servicio, entre otros aspectos del juego, según admitieron desde la expedición menorquina, ya de regreso en la Isla. El CVB Barça, con un grupo más rodado y forjado –y sensiblemente reforzado en relación al proyecto del año anterior–, no dio tregua ante tales facilidades.

El VBC Chamalières francés, el próximo viernes en la Isla, será el siguiente ‘sparring’ del Avarca, en el marco del Torneig Internacional Vacances Menorca Resort-Trofeu Baleària.