La gallega Sara Folgueira, la mejor ayer en el Avarca de Menorca, dispuesta a anotar uno de sus 19 puntos frente al Kiele. | Gemma Andreu

0

Decía Bep Llorens al finalizar el partido de ayer ante el CV Kiele que el Avarca de Menorca –tras las dos derrotas seguidas en Alcobendas y Lugo –, no había vuelto, «sino que nunca se ha ido». Y no le debía faltar razón al técnico, ya que las menorquinas volvieron a ofrecer su mejor versión de fortaleza mental y de colectivo para superar 3-0 a uno de los presupuestos más elevados de la Liga Iberdrola. El ‘partidazo’ que se regaló Sara Folgueira (19 puntos), secundada por una Cris Llorens (14) al alza y la fiabilidad de Maira Westergaard (12) –ayer intercambiando sus posiciones –estiletes para las de Chema Rodríguez, que rozaron el 1-1 pero que el Avarca le ganó el ‘tie break’ y, de rebote, lo dejó KO mentalmente.

Llorens repitió el equipo de gala para recibir a un Kiele que venía a hurgar en las dudas locales. Pero el cuadro menorquín, que volvía al Pavelló tras varias semanas, se puso rápido las pilas. Sin embargo, un 8-12 inquietó a las locales, hasta que apareció el ‘show’ de Folgueira para reaccionar y ponerse por delante 14-13 con bloqueo de Carlota García, cuando el rival las levantaba todas. Era empezar de cero, el set en un pañuelo (19-18) hasta que dos ‘out’ visitantes, un punto de directo de Westergaard (21-18) y un ‘gorro’ de una Louise Sansó ayer menos vistosa al principio, llevaron al 22-20. Aquí entró en escena Cris Llorens; la gijonesa hizo suya su banda y pese a la resistencia de la visitante Paola Martínez, dio el set a Avarca, con ‘out’ final de Walsh (25-23).

La cosa pintaba bien en el Pavelló y tras unos minutos de parón por un problema por las rotaciones amanecía el set definitivo. Era aquí cuando la gallega Folgueira acaparaba todas las miradas, con puntos de todos los colores para poner un 8-3 y desquiciar a Chema Rodríguez, que paraba el encuentro. Cris entraba directo de saque para el 11-6 y se ponía todo de cara. Sin embargo, Kiele no vino de Socuéllamos de turismo y una crecida Rocío Jiménez metía a las suyas en partido (12-10).

Fue aquí cuando el encuentro volvió a nivelarse, con puntos de cada lado, mientras Folgueira seguía con su monólogo para irse de nuevo 18-14. Pero Kiele, con Portero y levantándolo todo en esta fase de partido, apretaba de nuevo hasta el 21-21, con el set a cara o cruz. Sansó anotaba y Kiele la sacaba fuera (23-21) pero un bloqueo de Jiménez ponía la igualada a 23. Hasta que Cris y una finta inmensa de Barrasa volvían a dar comodín a las locales (26-25). Jiménez, cómo no, empataba a 26 y luego Kiele fallaba el saque y en la red, Avarca sentenciaba (26-28) y golpe bajo a un rival que se quedó noqueado ya que el tercer set fue local, con el público en volandas hasta un 9-2, 15-6 o 21-10. Bajó enteros el Avarca pero el set y el partido eran suyos. Hogar, dulce hogar.