La expedición del Avarca de Menorca, ayer al mediodía en el aeropuerto, felices de vuelta a la Isla y enseñando el dedo de líderes. | CVC

0

Ni los más optimistas podrían imaginar que el nuevo Avarca de Menorca, apretado de cinturón y sin extranjeras, cerrara el 2020 ganando la Supercopa y como campeón de invierno, primero de la primera vuelta de la Liga Iberdrola. El triunfo en Madrid evidencia el trabajo bien hecho y el acierto –una vez más –en las apuestas de Bep Llorens, con jugadoras desconocidas (para el público) o con poca presencia, como una jovencísima Louise Sansó, Sara Folgueira tras un año difícil en IBSA o Cris Llorens, de jugar en SF2, a suplente y este año titular en Menorca, en menos de un año.

Reacciones de Bep Llorens

Si hay alguien especialmente feliz en este equipo y en estos momentos este es su entrenador. Llorens reconocía ayer a «Es Diari» que sí, que tras las dos ligas materializadas, este 2020 ha sido el mejor año. «Un año excelente. De hecho, el año ya empezó con unos resultados algo por encima de lo previsto, tras un año 2019-20 por encima», valoraba, sin dudar a reconocer que por ahora, en este curso, «hemos roto todas las expectativas. Al equipo de inicio le marcamos y se marcó dos retos: ganar la Supercopa y entrar en la próxima Copa de la Reina, fuera en el puesto que fuera, aunque fuéramos quintos», exclamaba.

Lea la noticia completa en la edición impresa del 07 de diciembre en Kiosko y Más