Con esta sonrisa aterrizó en el aeropuerto de Menorca y a última hora de la noche del lunes la ilusionante nueva incorporación del Avarca de Menorca | CVC

1

De perlas parece que le ha sentado al entrenador del Avarca de Menorca, Bep Llorens, la llegada al Pavelló Municipal de Ciutadella de la internacional argentina, Camila Hiruela, puro talento y calidad, a disposición de las menorquinas. El mismo técnico local, a pesar de su juventud aún, la compara con la gran Maira Westergaard. Mientras la capitana busca su mejor versión y ya con la colombiana Wanda Banguero instalada definitivamente por ‘dos’, Hiruela, ex Madrid Chamberí, ya se ejercita en el ‘poli’. Es la nueva apuesta de Llorens y la ilusión de la grada.

Primeras palabras en la Isla

Ya en su nuevo domicilio en Ciutadella y tras realizar la primera sesión de entrenamiento con su nueva indumentaria del Avarca en el Pavelló, la internacional argentina habló para «Es Diari» de sus primeras impresiones, tras escasas horas todavía en la Isla. «Toda la plantilla me ha recibido de manera excelente, con mucha calidad humana, que es lo más importante ahora. Con ganas ya de conocer Menorca pero lo poco que vi es muy bonito» señalaba, feliz por su segunda experiencia en suelo español.

Muy decidida de su fichaje en Ciutadella, después de una primera aparición el año pasado en el Madrid, explicaba ayer Hiruela que su decisión de fichar por el Avarca «es obvia, se trata de un gran club, un histórico en España, y el curso 2020-21 cuando jugaba con el Madrid me daba muy buena impresión siempre. Estoy muy feliz de que me llamaran para contratarme», subrayaba, avanzando un poco qué podemos esperar de ella en la pista. «Bajo mi punto de vista, puedo aportar mucha garra al Avarca y mucha energía, siempre tirando hacia adelante. Siempre estaré a disposición de lo que necesiten de mí y lo que me define más y mejor como jugadora creo que es que soy muy aguerrida, siempre voy hacia adelante», se auto analiza Hiruela. «Diría que me destaco más en el juego de campo, en la recepción y la defensa. También pienso que en ataque tengo recursos pero sobre todo me defino como jugadora de campo».

La atacante receptora procedente del Lugano de la Superliga de Suiza conoce la realidad y capacidades de su nuevo destino. «De mi nuevo equipo sé que es una plantilla con mucho potencial y deseo que nos vaya muy bien en esta segunda vuelta. También sé que es un equipo que trabaja muy duro, por lo que me representa muy bien con equipos de estas características. Son aspectos que evidentemente me ayudaron a decidirme para fichar», advierte. «Vengo al Avarca a intentar ayudar en todos los aspectos. No sé si mi llegada será revulsiva pero realmente no me arrugaré y voy a dar lo mejor de mí y para el equipo. Pienso que el Avarca puede salir adelante trabajando todas unidas, saliendo a pelear cada partido y al quedar pocos encuentros, cada punto va a contar y toca poner toda la energía».

Una Hiruela «muy feliz» por volver a jugar con Figueroa y Pejkovic, «también con Westergaard, ya que he jugado ya con las tres. Son amigas además, grandes personas y sé que me harán sentir como en casa. Son guerreras que me represento mucho con este tipo de jugadora».