Piña del Avarca, este pasado fin de semana en tierras francesas | CVC

1

El Avarca de Menorca se encuentra inmerso ya en la última semana de entrenamientos sin competiciones oficiales, antes de abrir curso con la primera jornada de la Liga Iberdrola que vivirá el próximo 1 de octubre en la pista del Emevé Lugo. El cuadro menorquín aterrizó el lunes en Menorca después de competir en el Trophée Fémine de Istres (Francia), donde las menorquinas finalizaron en cuarta posición, y ya se preparan para su penúltimo asalto de pretemporada, antes del ‘sus’ liguero. El Avarca viaja este viernes hasta la localidad de Socuéllamos, en Ciudad Real, para disputar el III Trofeo Anchodina, donde las chicas de Bep Llorens se medirán en un doble compromiso el mismo viernes (19h) y sábado (11.30h) al Cajasol Sevilla y CV Kiele, respectivamente. Son estos dos rivales ya de su competición que volverán a poner a prueba el estado de forma mental, físico y táctico de las menorquinas, a una semana exacta de iniciar quizás la temporada más ilusionante de la etapa de Llorens como máximo responsable del banquillo bermellón.

El conjunto de Ciutadella se medirá a sevillanas y castellanas en el Pabellón Gran Gaby de Socuéllamos, como examen final de un verano con muchas horas de trabajo y dobles sesiones de entrenamientos en el Pavelló Municipal de Ciutadella, entre el nuevo preparador físico, Nacho Allès, y la pista con Llorens.

Valoraciones de Llorens

Este III Trofeo Anchodina le llega al Avarca de Menorca después de completar un Trophée Fémine notable en cuanto a sensaciones y menos productivo en cuanto a resultados, midiéndose las menorquinas a equipos de primer nivel francés y europeo, como el propio FC Porto. Tras acabar cuartas en Istres, este miércoles el preparador ciutadellenc, Bep Llorens, valoraba para este diario esta primera piedra de toque del Avarca. «De entrada, para nosotras lo más positivo es que pudimos llegar a disputar hasta 17 sets muy disputados y por tanto nos acercaron a la competición de manera rápida y, sin duda, para nosotras hay un antes y un después de Francia, en cuanto al nivel que podamos adquirir», dijo el técnico. «Llegamos verdes y salimos algo más maduras, lejos aún de lo que buscamos. Competimos un 60-70 por ciento de las ocasiones y nos queda un amplio margen de mejora. Fue importante por exigirnos en todos los sentidos, por la calidad de los rivales y torneo largo, o sea, exigente».

«El punto más importante de mejora que tuvimos fue la capacidad de ataque y bajar el número de errores», para Llorens en Istres. «Atrás estuvimos estables pero no siempre lo aprovechamos en efectividad delante y nos restó continuidad», analizaba, feliz por no tener contratiempos físicos, a pesar del volumen de trabajo que se arrastraba. «Nos dijimos de darlo todo en cada encuentro, sin dar gran trascendencia a los resultados ni hablarlo demasiado», señalaba, para nada preocupado por este balance de 1-4 en Istres. «No nos afecta porque vimos el volumen de trabajo hecho y lo importante es estar bien en la Liga», enfatizó Llorens viéndosela ante rivales, «este año incluso mejores».

Ya en cuanto al III Trofeo Anchodina de Socuéllamos, valora el entrenador jugar ante equipos de Superliga; sin embargo, «falta ver cómo se lo toma cada técnico. La idea es acercarnos ya más a la parte competitiva nosotras, a una semana vista del estreno. Deberemos dar un paso adelante esta semana», viendo de momento como lo más positivo «la actitud y las ansias de competición, con más carácter y decidido en el aspecto de grupo, lo que me gusta y motiva más claro», sentenciaba el preparador.

Si para algo sirvió también esta tercera participación del Avarca en el evento de Istres fue para confirmar que las dos últimas en llegar al Pavelló– las internacionales Ivone Martínez (México) y Carla Jiménez (España)–, «han llegado muy bien físicamente porque vienen de estar compitiendo prácticamente todo el verano y se les nota», decía Bep Llorens. De hecho, el propio técnico reconocía este miércoles que en Francia recurrió mucho a la joven central española, «también a Ivone, aunque rotó más con Barrasa. Pero físicamente está claro que llegaron muy bien».